Narcoindultos: Para dirigente aprista no se debe pedir perdón, solo reconocer los "errores". (Mario Zapata)
Narcoindultos: Para dirigente aprista no se debe pedir perdón, solo reconocer los "errores". (Mario Zapata)

Mientras en cada audiencia del caso de los se revelan más detalles sobre el presunto pago de reos a la Comisión de Gracias Presidenciales a cambio de su libertad, el dirigente aprista Javier Barreda sorprendió hoy al señalar no se debería pedir perdón a la ciudadanía por este escándalo, sino que es "suficiente" reconocer los errores.

"A mí no me gusta eso de pedir perdón. Yo creo que es un tema de reconocer los errores, que creo que todos los políticos lo hacen. ¿No han cometido errores Humala, Kuczynski, Toledo, García? Todos cometemos errores, pero eso de pedir perdón, decir 'me golpeo el pecho, porque lo he hecho mal', yo creo que algunos lo pueden hacer, pero creo que es suficiente decirle al país que cometieron errores y que no se volverán a cometer esos errores", expresó Javier Barreda en Ideeleradio.

El dirigente indicó que al expresidente de la Comisión de Gracias Presidenciales, –acusado de dirigir una organización dedicada a cobrar por indultos y conmutaciones de pena en especial a presos por narcotráfico- "le quedó muy grande el cargo".

Además, puntualizó que es "descabellado" que se pretenda involucrar en esos malos manejos al expresidente y señaló que el error del líder aprista fue confiar en funcionarios como Miguel Facundo Chinguel.

"Obviamente que cometimos algunos errores en este tema. Creo que al responsable de los indultos le quedó muy grande el cargo, pero que eso involucre penalmente a Alan García, eso es totalmente descabellado. Alan García no va a cobrar por expedientes y estas cosas tan ridículas que se decían sobre él", aseveró cuando todas las miradas apuntan al Partido Aprista y el proceso por los 'narcoindultos' salpica al exmandatario.

"En la gestión misma del tema de los indultos, por la información que vemos, creo que no era el más indicado para dirigir ese proceso tan delicado. Él (Álan García) confió en Facundo, y confió en el nombramiento que hacían los ministros de Justicia de entonces. Y hay que ser autocríticos; sí, tal vez una persona se puede equivocar con respecto a los nombramientos que hace uno u otro funcionario. Nadie es Dios para no equivocarse nunca", insistió.