Cuando todo era armonía. Sandra Castro y Rocío Sánchez pusieron encima del trabajo sus diferencias. (GEC)
Cuando todo era armonía. Sandra Castro y Rocío Sánchez pusieron encima del trabajo sus diferencias. (GEC)

El equipo especial del caso Cuellos Blancos terminó ayer deshecho. Sus dos más importantes integrantes, las fiscales y Sandra Castro, las que empezaron a desenmarañar toda la red criminal que se enquistó en el sistema de justicia, fueron removidas de sus cargos al poner en riesgo las investigaciones que no supieron proteger por anteponer sus diferencias.

La fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, hizo ayer una aparición pública después de meses para anunciar que ambas fiscales no continuarían en el equipo que lidera el fiscal supremo Pablo Sánchez. El encuentro clandestino que sostuvieron con Martín Vizcarra cuando este era presidente fue el detonante.

“Son hechos de suma gravedad, ambas fiscales se reunieron con el presidente Vizcarra, es un hecho grave y, en resguardo de la persecución de investigación, mi despacho tomó la decisión de apartarlas del equipo especial”, expresó en RPP.

MIRA: Rocío Sánchez: Sandra Castro solicitó a Martín Vizcarra el presupuesto para la Fiscalía

Todo se precipitó la noche del lunes, cuando Castro reveló en RPP que junto a Sánchez mantuvieron esa reunión secreta, en 2018, para pedirle más seguridad personal a Vizcarra. Allí también participó el mayor Manuel Arellano.

Castro señaló a Sánchez de haber sido ella quien le pidió esa cita. Pero ayer, en diálogo con Perú21.TV, esta última negó esa versión y aseguró que fue su colega la que convocó a esa reunión en su condominio de San Isidro, en el departamento de su vecina Ana Cecilia Ascama Chachaliaza.

Y el exjefe de Estado, hoy candidato al Congreso, confirmó esas versiones ayer.

“Me dijeron que una investigación que estaban haciendo había cobrado ribetes mayores y que temían por su integridad, preguntaron si estaban las condiciones para brindarles mayor seguridad”, indicó el exjefe de Estado. Vizcarra dijo que en ese diálogo no se trató nada del caso Cuellos Blancos, pero eso aún debe esclarecerse.

Mientras tanto, ayer canal N difundió un nuevo audio protagonizado por John Misha, exchofer del exjuez Walter Ríos, y el investigado Fernando Seminario en el que se escucha al primero decir que la asunción de Vizcarra como presidente es favorable a sus intereses. “Nos conviene que entre, hay amistad”, dijo Misha el 21 de marzo de 2018.

Sánchez y Castro ahora afrontarán una investigación en el Ministerio Público que podría conducir a la suspensión de sus funciones. La Junta Nacional de Justicia (JNJ) también podría entrar a tallar si Control Interno lo requiere.

Según el penalista Luis Vargas Valdivia, ambas fiscales “están expuestas a una sanción sin lugar a dudas. Han infringido sus deberes al tener ese tipo de reuniones, la gravedad amerita que las dos sean investigadas por Control Interno, que al final interpondrá la medida disciplinaria que corresponde; con esa conducta han generado una afectación a la imagen del Ministerio Público”, explicó el exprocurador anticorrupción.

Sánchez vs. Ávalos

Ayer, Rocío Sánchez comprometió a la titular del Ministerio Público en supuestos vínculos con Martín Vizcarra. En entrevista con este diario, la fiscal aseguró que Sandra Castro fue la intermediaria de Zoraida Ávalos para pedir presupuesto público en 2019, aprovechando su cercanía con el entonces presidente.

“Esto debió haber sido asumido por la fiscal de la Nación. Esto les corresponde a altos funcionarios, no a los de menor rango; sin embargo, Castro ha comentado que podía tener este tipo de conexión (con Vizcarra)”, insistió.

Ávalos no se quedó callada y salió a desmentir las declaraciones de la fiscal provincial. “Esa afirmación es falsa y temeraria, no tengo amistad con Sandra ni con Rocío, no tengo amistad con Vizcarra, no hay prueba de ello (...) ¿con qué presupuesto me pudo ayudar el presidente? Si de algo padecemos en el Ministerio Público, es de presupuesto”, declaró.

Este diario conoció que el fiscal Pablo Sánchez requirió autorización a Ávalos para encargarse de la re-estructuración del equipo especial.

Tenga en cuenta

-La única fiscal del primer nivel del equipo especial que queda es Roxana Jáuregui, la misma que denunció a Rocío Sánchez por supuestas irregularidades. Según conoció este diario, Pablo Sánchez también pidió su remoción.

-Zoraida Ávalos aseguró ayer que no renunciará al cargo. “Yo no tengo por qué dar un paso al costado. He venido trabajando sin miedo”, sostuvo.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Joaquín Rey: “George Forsyth regresará a la carrera”
Joaquín Rey: “George Forsyth regresará a la carrera”