Marisol Espinoza Cruz. Vicepresidenta de la República y congresista. (Luis Gonzales)
Marisol Espinoza Cruz. Vicepresidenta de la República y congresista. (Luis Gonzales)

Rompió su silencio y habló de todo el contexto que envuelve su renuncia al Partido Nacionalista. Marisol Espinoza reveló que no habla ni coordina con el presidente Ollanta Humala desde su renuncia, hace tres meses.

Se ha comentado mucho sobre su renuncia al Partido Nacionalista. Quisiera una respuesta sincera sobre los verdaderos motivos. ¿Por qué renunció?Creo que todo tiene un límite. Esto era una versión de la 'Crónica de una muerte anunciada'. Si usted revisa los diarios, desde julio de 2014 a la fecha, los ataques hacia mi persona son continuos. Ataques de personas que aparecieron después de que ganamos las elecciones y con las que estaba trabajando. Cuando esto sucede, te preguntas: ¿qué está pasando con el liderazgo?, ¿por qué se permite esto? Todo tiene un límite. Pero también tienes un compromiso con la defensa de la gobernabilidad, y por eso me he mantenido como vicepresidenta de la República.

¿Se sintió maltratada, que ya no la querían en el partido?Le diré que soy una persona que enfrentó las cosas de manera frontal. No me siento víctima porque sé defenderme. Creo que en ese momento era necesario defenderme frente a una situación de abuso permanente…

¿Abuso permanente contra usted?Me refiero a los comentarios de algunas personas. Si tú no logras evitar que dos o tres personas de tu propio gobierno aparezcan de manera continua en los medios pidiendo que te vayas, tomas una decisión. Si usted mira El Comercio, en una de sus primeras ediciones del mes de setiembre (tras las expulsiones de Omar Chehade y de Cenaida Uribe), ahí dice que la próxima en irse es la congresista Espinoza.

Entonces, ¿usted sabía que la querían expulsar y se adelanta con la renuncia?Tenía la información y, además, algunos lo estaban haciendo público. Creo que nadie que ha trabajado de manera consciente puede estar expuesto a una situación así.

¿No hubo cálculo político en su renuncia frente a la posibilidad de postular en una plancha o en la lista parlamentaria de otro partido, como señalaron los voceros nacionalistas?Fíjese. Los mayores ataques vienen desde adentro del partido. No hubo ningún cálculo político. Usted me ve aquí cumpliendo mis funciones de congresista y de vicepresidenta, no estoy en campaña. Pero otro punto importante. Mire usted cómo ha quedado al descubierto la manera en que se ha manejado el tema de los padrones electorales en el partido.

Usted ha señalado que ya venían atacándola. ¿Por qué no tomó la decisión de renunciar mucho antes?Siempre me verán al lado de la gobernabilidad. Mi intención nunca fue hacer ruido político.

En julio del año pasado, se evitó su postulación a la presidencia del Congreso pese a que contaba con el respaldo de más de 20 legisladores de su bancada y de otros grupos. Alguien desde arriba la vetó y optó por otra parlamentaria. ¿Por qué no renunció en ese momento?Lo que yo intenté era mantener unida a la bancada. En el partido saben por qué guardé silencio, pero hubo varias personas con visión que me aconsejaron, entonces, que tenía que irme. Yo decidí, como lo dije en varias entrevistas, que quería llegar hasta el final, pero ya no lo podía soportar.

Usted fue objeto de un reglaje por parte de la DINI. ¿Pidió las explicaciones del caso?Pedí no solo las explicaciones del caso, sino que se investigue. Aquí quiero decirle algo. Desde que me desempeñaba como periodista siempre luché contra este tipo de prácticas. Me parece absurdo y triste que esas prácticas antidemocráticas de chuponeos y reglajes todavía se mantengan.

Usted es periodista y política. ¿Qué cree que puede haber pensado quien ordenó a la DINI que le hicieran el reglaje?Me imagino que esperaban encontrar algún tema que se pueda exponer ante la prensa. El modus operandi era obtener información y trasladarla a los medios como una gran investigación. No encuentro otra explicación. Si usted desconfía de alguien, lo llama y se lo dice en su cara. No le manda los agentes de inteligencia. Lo peor es que lo hicieron con personal que no tenía la preparación adecuada y fueron descubiertos in fraganti.

¿Ha quedado tranquila o las investigaciones continúan?Las investigaciones continúan y espero que lleguen a la verdad. Hay una investigación abierta en la Fiscalía y, como lo dije en Piura, no voy a parar hasta que se identifique a los responsables y que estos paguen por lo que hicieron, no por mí, sino por un tema de derecho y de respeto a la democracia.

¿Cuál es el tipo de relación, coordinación y diálogo que mantiene con el presidente Ollanta Humala?Yo trato de coordinar. Estoy dispuesta a colaborar cumpliendo mis funciones como vicepresidenta y como congresista.

¿Actualmente coordina directamente con el presidente?Bueno, la verdad es que después de la renuncia, no. Solo coordino con la oficina de Secretaría General de Palacio y con el premier Cateriano.

¿Entonces, desde setiembre ya no tiene comunicación directa con el presidente?No, ya no.

¿Siente que no existe la colaboración en Palacio que sí les dan a otras personas?Mi presencia en Palacio es esporádica, solo cuando viaja el presidente. Definitivamente, hay gente ahí que no te va a dar ni un vaso con agua.

Omar Chehade denunció usurpación de funciones de la primera dama, Nadine Heredia. ¿Percibió en el despacho presidencial algo de esto?No, y si se hubiera presentado, no lo habría permitido por razones democráticas y hasta constitucionales.

¿Hace cuánto tiempo no habla con la primera dama?Hubo una reunión del partido en agosto. Ahí fue la última vez que hablamos y le pregunté sobre las agendas.

¿La decepcionó el tema de las agendas de la primera dama?Mi última pregunta (en la reunión con Heredia) fue esa, precisamente. Me pareció que había 12 o 13 congresistas.

¿Y qué le dijo?Que no eran suyas.

¿A quién le preguntó lo de las agendas? ¿A Nadine Heredia?A la misma señora Nadine y me dijo que esas agendas no eran suyas. Si usted se da cuenta, mi decisión de renunciar coincide justamente con esos hechos.

¿Quiere decir que el tema de las agendas fue el factor determinante para renunciar?El tema de las agendas fue un factor determinante. Yo confié en lo que me dijeron, que no eran sus agendas. Con esa confusión de que "no era mi letra", con ese juego de palabras, te das cuenta por dónde va el tema.

Por aquellos días recuerdo que usted se refirió al tema de las agendas y tuvo una discusión pública con el primer ministro, Pedro Cateriano.Exactamente. Me pareció absurdo (la reacción del premier), una grave falta de respeto a la institucionalidad y mucho más de una persona que se golpea el pecho diciendo "soy demócrata".

¿Es verdad que este distanciamiento del presidente y su esposa fue a raíz de la llamada de atención que usted hizo a la coordinadora de la PCM, Malka Maya?Sí, desde ahí. No sé si será el punto de quiebre. Si se debate una propuesta y la pierdes por votación, aceptas esa decisión. Lo que no puedes permitir es que se les falte el respeto a los congresistas. Un congresista no puede ser obligado a votar en determinado sentido, como esta señorita (Maya) pretendía. Es lo mínimo que se puede respetar en el sistema democrático. Si esta persona tiene algún problema, tiene que expresarlo al interior de la bancada. Lo que no puedes hacer es pararte, obligar a votar y amenazarla. Yo fui la que empezó a solicitar las firmas para que a esta señorita la sancionen. Supongo que por ahí empezarían los problemas. El tiempo me demuestra que no me equivoqué. Si estaría nuevamente ante esa situación, volvería a actuar de la misma forma.

Una pregunta a la periodista y a la política. ¿Sospecha que ha habido corrupción en este gobierno y debería investigarse?Nuestro lema en el anterior Congreso, y en este también, fue la lucha contra la corrupción. Cada vez que ha llegado información o documentación a mis manos, la he trasladado y he solicitado las investigaciones y las explicaciones. Toda la información que yo recibo la traslado a quien corresponde y, si no me dan una respuesta, vuelvo a insistir a través del Congreso. Por ejemplo, algunas denuncias que tenemos sobre obras de agua potable y de alcantarillado no han sido resueltas; hemos pedido que la Contraloría investigue. De repente no he difundido lo que hago en esta materia, pero mis acciones están ahí. Mi función fiscalizadora tal vez no la he difundido, pero la he mantenido, y así será hasta el final.

Voy a apelar a su sinceridad. ¿El presidente Humala y su esposa son las mismas personas que usted conoció?Son diferentes. Parecen otras personas.

¿En líneas generales, en qué está fallando el gobierno?El gobierno se ha desconectado del pueblo y de los problemas que afronta. Uno de los mayores logros de la anterior bancada nacionalista fue, precisamente, conectarse con la población, pero eso no ha ocurrido después de ganar las elecciones. Esta bancada está muy comprometida consigo misma, pero no con el pueblo.

Usted lanzó una autocrítica y pidió que los ministros se ensucien los zapatos…Y sigo pensando lo mismo. Veo que algunos ministerios se pasan por encima de la Constitución y de la ley, y su labor es simplemente ir a supervisar obras, pero, si vas cómodamente en un helicóptero, no te das cuenta de cómo está el camino a esa obra. Hay que ser honestos y admitir que hay tres o cuatro ministros que se ensucian los zapatos, pero la mayoría no lo hace.

PASADO Y FUTURO

  • Participación en el 'Baguazo'. "Yo fui a Bagua cinco meses antes, y no me arrepiento de haber ido, a escuchar a la población. Yo pasé por una acusación constitucional. Además, una comisión presidida por el señor Guido Lombardi, que no era de mi partido, demostró que yo no tuve ninguna participación".
  • Convenio con Cuba. "Yo fui a Cuba por encargo presidencial a tratar dos temas que, además, eran dos convenios que venían desde el gobierno de Fujimori. No firmé el convenio, sino los ministros. Yo di las explicaciones en el Congreso a pedido de Lourdes Alcorta".
  • ¿Con quién se va en el 2016? "He recibido cinco o seis invitaciones, pero aún no tomo una decisión. Serán mis electores, especialmente mis productores agrarios, quienes tomarán la decisión, pero creo que hay temas pendientes".

Por Carlos Castillo (ccastillo@peru21.com)