La '' llegará hasta la Plaza Bolívar el próximo 27 de junio luego de que el presidente del Congreso, , lo autorizara. 

Un grupo de congresistas de diferentes bancadas solicitaron el permiso para usar la plaza ubicada frente a la sede legislativa, para realizar una actividad en el marco de la movilización. 

Tras ello, el congresista Héctor Becerril (Fuerza Popular) cuestionó con duros mensajes la decisión de Salaverry y calificó de "circo" la marcha de la comunidad LGBTI.

"Vayan, vayan no más a su marchita, que los hace tan felices y claro no se olviden el mandilito rosa", escribió en Twitter, haciendo referencia a la criticada campaña 'Hombres por la igualdad', en la que los hombres visten mandiles rosados. 

Por su parte, su colega de bancada Alejandra Aramayo saludó la medida y dijo que es "pro familia", pero cree en el "respeto y tolerancia a quien piensa distinto".

"Si el Congreso representa la manifestación de la voluntad y soberanía popular no veo porque no deba haber manifestaciones (apropiadas) que representen a las minorías", señaló. 

La congresista Ana María Choquehuanca (PpK) rechazó que se le llame "circo" a las manifestaciones de la ciudadanía y respaldó que el Legislativo esté apoyando la equidad.

"No podemos calificar de circo nada de esto, hay que respetar a los colectivos y la sociedad civil. Podemos estar a favor o en contra de lo que ellos pregonen o practiquen, pero eso no tiene nada que ver", dijo a la prensa. 

Los legisladores Alberto Quintanilla (Nuevo Perú) y Alberto de Belaunde (Bancada Liberal) también saludaron que la 'Marcha del Orgullo' vaya a poder llegar hasta la Plaza Bolívar. 

"Agradecemos la atención al pedido. Los ciudadanos tienen el derecho a expresarse, de acuerdo a nuestra Constitución, y el Congreso como instancia de representación no debe hacer oídos sordos a estas manifestaciones", dijo De Belaunde. 

Quintanilla consideró "positivo" la decisión del Parlamento, ya que debe respaldar y promover "el respeto a la diversidad". 

TAGS RELACIONADOS