Sigue actualizado en nuestra APP

Un mandil rosado que busca reducir la violencia y promover la igual

La difusión de una campaña en la que altos mandos del Ejército vistieron una prenda rosada generó duras críticas; sin embargo, los detractores no mencionaron la importancia del mensaje que apunta a reducir la tasa de feminicidios en el país.

ASÍ ARRANCÓ LA POLÉMICA. La ministra de la Mujer, Gloria Montenegro, participó en el evento ‘Fuerza sin Violencia’ con personal militar.

ASÍ ARRANCÓ LA POLÉMICA. La ministra de la Mujer, Gloria Montenegro, participó en el evento ‘Fuerza sin Violencia’ con personal militar. (ANDINA)

ASÍ ARRANCÓ LA POLÉMICA. La ministra de la Mujer, Gloria Montenegro, participó en el evento ‘Fuerza sin Violencia’ con personal militar. (ANDINA)

Por: Ivan Atilano / Carlos Viguria

Esta semana, miembros del Ejército fueron blancos de duras críticas y burlas. La razón no tuvo nada que ver con actos de corrupción ni mucho menos con actos de insubordinación, sino con un inofensivo mandil de color rosado que despertó, cual pelotón en una ejecución, los más despectivos prejuicios y estereotipados ataques de políticos y analistas.

La polémica la causó la campaña ‘Fuerza sin Violencia’, un proyecto impulsado por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) que busca, a través de talleres, sensibilizar a miembros de las FF.AA. sobre las causas y consecuencias de la violencia contra la mujer. Su objetivo es difundir un mensaje de respeto e igualdad de género. Prácticas necesarias en un país en el que los abusos contra la mujer son lamentablemente frecuentes.

El evento, realizado el pasado 18 de junio en el coliseo Mariscal Cáceres de Chorrillos, tuvo como acto final que los asistentes, entre ellos el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Manuel Gómez de la Torre, y otros altos mandos se colocaran un mandil rosado. Una prenda cuyo fin es representar que tanto los hombres como las mujeres son iguales y pueden apoyar en todas las labores del hogar.

UNA POLÉMICA DE COLORES

Lejos de destacar que miembros del Ejército participen en actividades que podrían reducir las tasas de violencia, las críticas se dirigieron hacia el mandil y su color rosado.

“Es una vergüenza. Lo que esconde es seguir incrementando la ideología de género en el país”, declaró Carlos Tubino (Fuerza Popular).

El también fujimorista Héctor Becerril dijo que “se ha vejado el uniforme de la patria con estos caprichos, huachaferías que propone la ministra (Gloria Montenegro)”.

“Es burlarse de la institución militar (...) Eso es un exceso, completamente fuera de lugar y encima de rosado”, aseveró Jorge del Castillo (Apra).

Pero no se trata de burlas contra alguna institución. Menos aún de caprichos de la ministra. La Encuesta Nacional de Relaciones Sociales (Enares) de 2015 arrojó datos preocupantes sobre la violencia contra la mujer dentro del hogar.

De acuerdo a este estudio, el 45.5% de la población cree que si una mujer no atiende a su esposo o pareja, o no cumple con sus deberes del hogar, merece ser reprendida por él. En otras palabras, la violencia contra la mujer es normalizada dentro de la familia. Y el feminicidio continúa siendo una preocupación. En lo que va del año, ya se han registrado 75 asesinatos en el país.

REVOLUCIÓN ROSADA

Es a partir de esta alarmante situación que se crea en 2016 ‘Hombres por la Igualdad’, según nos comentó el psicólogo José Reyes, actual encargado de este programa del MIMP. Entre 2017 y 2018 ya han capacitado a más de 70 mil hombres cuyas edades oscilan entre los 18 y 59 años.

“En los talleres, los participantes comparten las dificultades que como hombres tienen en la vida cotidiana y que están asociadas a los conflictos con sus parejas y el ejercicio de su paternidad. Junto a especialistas, buscan alternativas de solución no violentas. Y aprenden formas adecuadas de solucionar esta problemática”, explicó Reyes a Perú21.

Al acabar los seminarios –que tienen una duración de tres meses–, los participantes visten el mandil rosado. Ello representa que es una persona sensibilizada y comprometida en trabajar por la no violencia contra la mujer.

Ello implica además, que entiende y asume que las tareas domésticas son también su responsabilidad, así como también el cuidado de los hijos.

“Da el mensaje que, como hombre, los colores y pensamientos estereotipados y sexistas no definen la masculinidad. Que ponerse un pedazo de tela para nada va a cuestionar su virilidad”, dice Reyes, quien agrega que la familia de los participantes da cuenta de cambios positivos en el manejo de los conflictos.

A las críticas se opuso el abierto respaldo. Gino Costa y Alberto de Belaunde (Bancada Liberal) no dudaron en vestir el mandil rosado en apoyo a esta campaña. Igual lo hicieron Oracio Pacori y Richard Arce (Nuevo Perú).

Otras figuras como el periodista Jaime Chincha, el chef Pedro Miguel Schiaffino, el líder empresarial Hernán Lanzara, el cronista Íñigo Maneiro y el crítico Ignacio Medina también lucieron la prenda.

Por las redes sociales, más aliados se pronunciaron a favor de esta cruzada, que va mucho más allá de los colores y prejuicios. Y apunta hacia un gran cambio por la igualdad.

Fondo. Los estereotipos buscan mantener jerarquías, señala.

Fondo. Los estereotipos buscan mantener jerarquías, señala. (Facebook)

Fondo. Los estereotipos buscan mantener jerarquías, señala. (Facebook)

Angélica Motta: “El tema doméstico es visto como inferior” (Antropóloga e investigadora en temas de género)

La antropóloga Ángelica Motta ensaya una explicación al hecho de que un sector de la población se haya escandalizado por ver a militares con mandiles rosados, parte de una campaña contra el machismo. La respuesta está vinculada a que la cultura machista relega espacios desprestigiados, como el doméstico, al uso femenino.

¿Cómo se explica que algunos califiquen como humillación que militares usen mandiles rosados?
Hay tres elementos que considerar. La misoginia, porque identifican el color rosado con la feminidad y consideran prácticamente un insulto que las FF.AA. vistan una prenda de ese color. La homofobia, porque se vincula esto con que se estaría feminizando a los hombres. Y el mandil como símbolo de lo doméstico que es visto como un ámbito inferior y desprestigiado al uso femenino que, por tanto, contrasta con un ámbito considerado superior en el espacio público, como es el militar. En esa asociación se ha construido esta idea de vejación.

Entonces, esta campaña ha expuesto los estereotipos de nuestra sociedad.
La campaña ha sido bastante útil porque ha dejado al descubierto, con estas reacciones machistas tan grandes y fragantes, cuánto rechazo existe a lo femenino. Cuán inferiorizado y minimizado está el ámbito doméstico. Inclusive por mujeres, porque el machismo no opera según la anatomía.

¿Por qué es importante erradicar estereotipos en la lucha contra la violencia hacia la mujer?
Estos estereotipos están vinculados a las relaciones de poder. A todo lo masculino se le da más valor y tiene una connotación de superioridad; mientras que a lo femenino se le connota inferioridad. El sistema machista busca mantener esa relación jerárquica. Para mantener estos estereotipos que ponen a las mujeres en ese lugar subordinado, utilizan la violencia. En una sociedad igualitaria, la violencia no se hace necesaria porque nadie estaría encasillado en un lugar.

Esta intención de mantener “en su lugar” a la mujer también se ve en las relaciones cotidianas.
Claro, cuando manejas y te mandan “a cocinar”. Si cometes un error en la pista, te sacan del ámbito público. Te dicen que no es tuyo, que regreses a la cocina, entendido como que tu lugar es lo doméstico.

Hay quienes dicen que un mandil no cambia nada.
Combatir los estereotipos no es lo único, pero creo que a nivel simbólico está rompiendo nuestros sentidos comunes. Eso es muy importante si quieres desmontar una relación de poder porque ha desatado una controversia que en sí misma nos está enseñando sobre machismo y sus dimensiones.

SABÍA QUE

- El programa del MIMP se inició en 2016 con el nombre ‘Hombres por relaciones igualitarias’. En 2018, cambió a ‘Hombres por la Igualdad’ porque el Gobierno declaró como interés nacional la lucha contra la violencia hacia la mujer.

- En 2019, ‘Hombres por la Igualdad’ busca capacitar a 35,850 hombres.

- “El año pasado se hizo igual y nadie protestó. No es nuevo, lo estamos haciendo y lo seguiremos haciendo”, declaró la ministra Gloria Montenegro.

- “Estamos integrados desde ya al programa. Somos parte de él y vamos a trabajar duro porque creemos en la igualdad entre la mujer y el hombre”, declaró el general de división Manuel Gómez de la Torre, jefe del Estado Mayor del Ejército tras el lanzamiento de ‘Fuerza sin Violencia’.

- La ministra Gloria Montenegro ha sido cuestionada por los congresistas Mauricio Mulder (Apra) y Juan Sheput (NA), y exigen su renuncia.

TENGA EN CUENTA

- El presidente Martín Vizcarra instó el viernes pasado a no “estereotipar por una vestimenta”.

- “Entonces, si yo me lo pongo (el mandil rosado), ¿dejo de ser presidente? ¿Cambia la personalidad por la indumentaria?”, expresó Vizcarra.

- Vicente Zeballos, ministro de Justicia, también manifestó su respaldo a la campaña liderada por Gloria Montenegro.

Ir a portada