Uno de los principales cuestionamientos de la elección de los magistrados del Tribunal Constitucional (TC) por el Congreso es que antes de su nombramiento, la gran mayoría de ellos ha militado en un partido político.

Los casos más recientes, pero no los únicos, son de los actuales magistrados del TC: Carlos Mesía y Fernando Calle, quienes antes de sus designaciones militaron en el Partido Aprista.

En el caso de Calle, él se inscribió como militante activo del Apra, pero renunció.

Una figura distinta es de Mesía. Su nombre aún figura en el padrón de afiliados, según el Registro de Organizaciones Políticas (ROP) del Jurado Nacional de Elecciones.

Consultado al respecto, Mesía no negó su militancia en el Partido Aprista, pero aseguró que renunció un día después de que fuera electo por el Parlamento. "Tengo mi renuncia desde hace años. Que aún aparezca mi nombre es un problema que debe ser resuelto por el JNE", explicó.

Mesía recordó, además, que no es el único miembro del TC que antes de su elección militó en una agrupación.

"(Ernesto) Álvarez y (Gerardo) Eto Cruz también estuvieron inscritos en un grupo político. El primero por el Partido Popular Cristiano (PPC) y el segundo por el Fredemo", aseveró.

El magistrado evocó también el caso del expresidente del TC Javier Alva Orlandini, quien actualmente se desempeña como secretario general de Acción Popular. Otro caso es el del exmagistrado Víctor García Toma, del Apra.

De otro lado, los miembros del TC han sido cuestionados por fallos como los de los casos de la excongresista Elsa Canchaya, El Frontón, y haber ordenado al CNM que elija entre dos candidatos a un fiscal supremo.