de Acción Popular (AP), y , del Partido Morado (PM), son jóvenes, abogados y también comparten varias propuestas sobre el matrimonio igualitario y la eliminación de la inmunidad. Sin embargo, los distancia el manejo de sus respectivos partidos, a los que cada uno cuestiona por cómo han y vienen haciendo política para estas elecciones congresales.

¿Por qué deberían votar por el PM y no por AP?

Rodolfo Pérez (RP): El Partido Morado es un partido nuevo. Desde su creación ha estado del lado de la democracia, y contra la corrupción y blindajes (...). A diferencia de AP, que tuvo un papel lamentable en el Congreso pasado. Fue comparsa del fujiaprismo. En su lista tienen un candidato, Miguel Eduardo León, cuyo asesor es Víctor Medina. Una persona integrante del Comité Ejecutivo Nacional de Fuerza Popular que hizo reglaje a los fiscales Lava Jato, Vela y Pérez. ¿Qué renovación y limpieza en la política puede haber en AP?

Luis Roel (LR): Acción Popular tiene más de 60 años de historia. Le dieron tres veces el gobierno. (....) No sé por qué siguen pensando en la anterior bancada (del Congreso disuelto), cuando ninguno de ellos está participando (en las elecciones). A diferencia del Partido Morado, que tiene congresistas disueltos que dijeron sí a la disolución pero ahora participan (en los comicios). Es más, critican nuestra lista cuando el PM ha tenido a alguien que ha golpeado a su mujer y hasta ahora esperamos su renuncia. Cuando tienen un líder político que el domingo no supo explicar qué pasó y por qué escapó de un edificio que dejó en llamas. (...) No se puede decir nada contra Fernando Belaunde o Valentín Paniagua, pero sí se puede decir mucho de Julio Guzmán.

En setiembre, AP señaló que el cierre del Congreso fue inconstitucional y el PM se mostró a favor. ¿Cuáles son sus posturas?

RP: La disolución fue constitucional y fue necesaria porque los partidos tradicionales y aliados con la mafia fujiaprista estaban copando el Congreso y lo utilizaban para blindar a corruptos. La decisión de Martín Vizcarra fue firme y acertada (...). Recordemos el 30S, porque así como hubo peruanos que salieron a las calles a defender la disolución, también hubo cobardes que traicionaban la democracia y la Constitución y quisieron elegir a un Tribunal Constitucional (TC) de manera fraudulenta. Y que intentaron suspender a Vizcarra y juramentaron a Mercedes Araoz. Esas personas tienen que rendir cuentas ante la justicia y el pueblo en las elecciones.

LR: No fue la bancada de AP, sino fueron militantes. Fueron congresistas que tomaron decisiones propias, que les acarrearán responsabilidades jurídicas, políticas y constitucionales. Pero no fue una decisión de bancada. (Yohny) Lescano, que estuvo en esa bancada, no votó en ese sentido. AP, tanto a nivel político y plenario, no fue consultado. En ese sentido, el TC ya decidió que (el cierre del Legislativo) fue constitucional y, como tal, siguiendo la Constitución, con el Congreso que venga, AP tendrá que acatar el fallo. actuará con la Constitución en la mano y por la democracia.

¿Qué se debe hacer con la inmunidad?

RP: Es fundamental que sea eliminada porque ha sido un mecanismo de protección usado para negociaciones políticas entre partidos, que ha desnaturalizado la función del Congreso y también la ética parlamentaria (....). Creemos que debe ir acompañada de otras medidas como la reestructuración de la Comisión de Ética, porque así se terminará con las negociaciones entre bancadas y el famoso “otorongo no come otorongo”. Que la comisión esté administrada por personas independientes y ajenas al Parlamento.

LR: En el plenario de AP, del 7 de diciembre pasado, se estableció que propondremos la reforma de la inmunidad. La decisión fue que debe ser eliminada (....) Y cuando aquellos congresistas que sean detenidos, procesados y condenados, salgan del Congreso, entre su accesitario. Tenemos que evaluar cómo proteger la labor de representación, (...) tal vez reduciendo a lo mínimo la inmunidad.

¿Cuál es su postura sobre el matrimonio igualitario?

RP: Nuestra posición como partido es a favor del matrimonio civil igualitario. Creemos que todas las personas son iguales ante la ley. Y, en ese sentido, nos debe tratar a todos por igual. Las personas tienen derecho a escoger una pareja, desarrollar una vida en común con ella y a ser felices con esa persona, y hacer una familia si así corresponde.

LR: Creemos que no importa la denominación (que se otorgue), sino que se debata y resolvamos un problema que ha afectado el derecho constitucional a la igualdad y no discriminación de un gran colectivo humano. Tenemos que garantizar el derecho a casarse a cualquier persona y así reivindicaremos sus derechos.