Juegos Panamericanos

La llegada de venezolanos: ¿más de ellos, menos para nosotros?

Pronto serán 400 mil los venezolanos residentes en Lima. Analistas afirman que el Perú gana con ese ingreso.

Venezolanos en Perú

El plazo para que los ciudadanos venezolanos regularicen su situación estará vigente hasta el 23 de enero de 2018 (USI).

ODISEA. Miles de hermanos venezolanos sufren no solo en su país sino también para buscar refugio y oportunidades en otros países. (USI)

USI

Mijael Garrido Lecca
Mijael Garrido Lecca

La Superintendencia de Migraciones ha dado cuenta de que 368 mil venezolanos residen en el Perú. La reacción inicial de la mayoría de peruanos frente a la llegada de miles de migrantes fue positiva y solidaria, pero hechos recientes –como la aparición de bandas criminales integradas por venezolanos y el engrosamiento de los números de la migración– han despertado una peligrosa ola xenófoba que se está manifestando con una virulencia sin precedentes.

El psicólogo Roberto Lerner explica que el sentimiento de miedo e incertidumbre que aparece en un grupo debido a la aparición de otros (foráneos) suele llevar a una reacción básica de posesividad frente al espacio, los alimentos, el trabajo e, incluso, las parejas. Es justamente frente a esta reacción que se hace necesario despejar la incertidumbre que hace de la llegada de migrantes tierra fértil para la xenofobia.

¿Quién es Malthus?

Thomas Malthus fue un economista inglés que dedicó buena parte de su vida y obra al estudio de la población. Argumentos para prestarle atención al tema no le faltaban: Malthus, nacido en la segunda mitad del siglo XVIII en Inglaterra, fue testigo directo de la explosión demográfica que tuvo lugar en su país conjuntamente con la revolución industrial. Los avances en la ciencia y en la tecnología llevaron a que la población se incremente muchísimo.

Malthus diagnosticó el problema del modo siguiente: mientras aumentaba geométricamente la población, la capacidad de generar espacios habitables y alimentos disponibles se incrementaba solo de forma aritmética. Es decir, la población estaba creciendo más rápido que su propia capacidad de generar recursos. Así, Malthus vaticinó que solo una guerra o una pandemia podrían evitar el colapso de la civilización tal y como la conocía en sus días.

El tiempo, sin embargo, demostró que Malthus estaba equivocado: la capacidad de generar recursos de un grupo humano no es necesariamente proporcional a su población. A ese yerro los economistas contemporáneos le llaman la “falacia del trabajo finito”, como explica a este diario Diego Macera, gerente general del IPE: Malthus asume un número fijo de empleos, cuando en realidad la llegada de migrantes no solo altera la demanda por trabajos.

Macera explica que el incremento poblacional expande la oferta y también la demanda de los bienes y servicios que se transan en un mercado. Es decir: aumenta el tamaño del mercado y permite una mayor cantidad de transacciones. Mientras más transacciones se celebran en un mercado, más riqueza. Finalmente, Macera apunta que en el Perú no existe un “Estado de bienestar”, en donde el contribuyente promedio vaya a asumir el costo de cada llegado.

Eduardo Sevilla, superintendente de Migraciones, ha explicado que más del 50% de los venezolanos que han llegado al Perú tienen estudios universitarios, de maestría y de doctorado. Frente a esto, el jurista Enrique Ghersi indica que la situación no solo no es mala, sino que es buena: el Perú está recibiendo capital humano altamente capacitado sin haber tenido que asumir los elevados costos de esa capacitación. El aporte, dice Ghersi, es significativo.

¿Por qué vienen?

Para este informe conversamos con María Corina Machado, lideresa de la oposición venezolana. Machado, a través de Perú21, alza un mensaje a todos los latinoamericanos y, especialmente, a los peruanos.

Machado dice que la mitad de su país está a oscuras, pues no hay luz y que la otra mitad está debajo del agua por las inundaciones que han golpeado al oriente de la geografía venezolana. La situación, sostiene Machado, es de miseria absoluta.

Afirma que los venezolanos necesitan del pueblo peruano porque sus compatriotas no han decidido abandonar la tierra que los vio nacer porque así lo quieran: hay una generación entera de venezolanos que está creciendo sin educación, sin vacunas, sin familias y sin alimentos.

Y si para algo necesitan los venezolanos ayuda es para poder volver a su patria y recuperar la libertad que ha sido secuestrada hace 20 años por el “socialismo del siglo XXI”.

¿Qué cambios se han dado?

Hace solo unos días, el Ministerio del Interior anunció que únicamente permitirá la entrada de venezolanos que porten pasaporte. Detrás de esa medida, que parece perfectamente razonable, se esconde una trampa: la dictadura de Nicolás Maduro ha hecho prácticamente imposible para sus ciudadanos la obtención de pasaportes. Por lo tanto, la tenencia de este documento es una forma indirecta de evitar la llegada de más venezolanos que huyen del hambre.

Tanto Diego Macera como el abogado Alfredo Bullard recuerdan que las grandes expansiones económicas en la historia –con Estados Unidos a la cabeza– han tenido como sostén la llegada de migrantes calificados y dispuestos a trabajar honradamente en el país que los acoge. El Perú es un crisol de culturas, de migrantes y de todas las sangres.

Datos:
  • El 50% de los venezolanos que han llegado al Perú tiene educación universitaria, maestría y doctorado de acuerdo con Migraciones.
  • “Los venezolanos necesitan ayuda para poder regresar, con libertad”, sostiene María Corina Machado.

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada