Ministro Piero Ghezzi dijo que la norma podría ajustarse en un año. (RPP TV)

El ministro de la Producción, Piero Ghezzi, admitió que el –conocido como Ley Pulpín– podría ser mejorado aunque primero debe comprobarse si realmente funciona para enfrentar la informalidad en el Perú.

"Hay que ver cómo funciona en la cancha y hacer los ajustes necesarios. Debería ir viéndose cómo funciona durante un año. Si no ha funcionado durante un año, ver si se puede hacer ajustes. El objetivo es la formalización", señaló Ghezzi.

El ministro de la Producción lamentó que la promulgación de la norma haya tenido una reacción negativa, pues el objetivo era apoyar sobre todo a los jóvenes trabajadores del Perú. No obstante, precisó que recién con el reglamento del decreto se verán los detalles.

"Se ha aprobado la ley, el reglamento debe ser discutido para ver los detalles. La ley está incompleta, eso va a pasar en los próximos días (…) Lo peor es no hacer nada", agregó tras indicar que nada garantiza que el régimen laboral juvenil funcione, pues "la economía no es una ciencia exacta".

El lunes 22 de diciembre se llevó a cabo la segunda marcha contra el régimen laboral juvenil. En la protesta , pero fue "pacífica", tal como señaló hoy el ministro del Interior, Daniel Urresti.

Al respecto, la ministra de la Mujer, Carmen Omonte, sostuvo que si prospera la iniciativa de algunos grupos políticos para derogar la norma, "lo aceptaremos". No obstante, anotó que "quienes invocan posiciones determinadas en base a un mal llamado cálculo político" tendrán que responderle a los jóvenes cuando se compruebe que la norma es beneficiosa.

Omonte añadió que si se tiene que hacer un mea culpa es por no haber trabajado antes de promulgar la ley un esquema de comunicación, particularmente a través de redes sociales y medios en los que los jóvenes participan.