Trago amargo. Jiménez tuvo que dejar de lado la soberbia que mostró anoche y rectificarse. (USI)
Trago amargo. Jiménez tuvo que dejar de lado la soberbia que mostró anoche y rectificarse. (USI)

Ante la andanada de críticas y rechazo popular que generaron sus en el Perú, el premier Juan Jiménez se vio obligado a recular públicamente y asegurar que el avance de la delincuencia y el crimen organizado es el principal problema del país.

Sin embargo, alegó que su desafortunada frase de que "hay histeria" en la gente por los casos de inseguridad fue sacada de contexto y que en realidad se quiso referir a un grupo de personas que buscan afectar la imagen del Gobierno.

"Ya sabemos cómo se utiliza políticamente alguna frase que uno pudo haber dicho", sostuvo en RPP, tras señalar que la lucha contra la delincuencia no es un "tema menor" para el Ejecutivo.

En su intento por rectificar su gazapo, Jiménez incluso admitió que el hampa ha ganado terreno. "No estoy minimizando la situación, la inseguridad es un fenómeno que está creciendo en el país", refirió.