José Antonio García Belaunde confía en el fallo de La Haya. (Luis Gonzales/AP)
José Antonio García Belaunde confía en el fallo de La Haya. (Luis Gonzales/AP)

El excanciller es optimista sobre el futuro de la relación con Chile en el segundo mandato de porque –dijo– en los últimos años se avanzó mucho en la creación de un escenario amable y no conflictivo.

Sin embargo, recordó que en 2008, cuando el Perú presentó la demanda marítima ante la , la relación "se enfrió un poco".

"(La relación) empezó muy bien porque , siendo presidente electo, viajó a Chile y fue recibido por Bachelet, yo lo acompañé. García planteó ahí las cuerdas separadas. Después, Bachelet estuvo en Lima, participó en la toma de mando y en la Parada Militar, pero cuando planteamos la demanda, su actitud fue demostrar que se trató de un gesto inamistoso", narró a Perú21.

Para el embajador, el gobierno chileno no esperaba el litigio y su presentación lo desconcertó, pese a que se les advirtió con tiempo lo que sucedería si no se sentaba a negociar. "No se la creyeron. Para ellos no existía el problema", añadió.

Consideró, además, que será "muy importante" conocer quién estará al frente de la Cancillería chilena y, en ese contexto, sostuvo que el entonces ministro de Relaciones Exteriores, Mariano Fernández, politizó el tema peruano y lo convirtió en un asunto de campaña.

Opinó que el momento de mayor tensión fue el escándalo del espía y la negativa de Chile a investigar u ofrecer disculpas.