PPK y Keiko Fujimori estuvieron en la residencia del cardenal Juan Luis Cipriani. (Piko Tamashiro/Perú21)
PPK y Keiko Fujimori estuvieron en la residencia del cardenal Juan Luis Cipriani. (Piko Tamashiro/Perú21)

"La reunión le da al gobierno algo de paz en estos meses, que usualmente suelen ser más calmados. Ya es una declaración oficial de que habrá un ánimo más conciliador. De algún modo, vuelven las cosas al cauce de modorra que había hacia setiembre o agosto, en el que el principal enemigo del gobierno era él mismo. Las crisis han sido el caso de Carlos Moreno o del ex ministro Mariano González. La gran batalla que ha librado Fuerza Popular, hasta ahora, ha sido la del ex ministro Jaime Saavedra. Entiendo que este es el inicio de una serie de reuniones que el gobierno tendrá con varios líderes. No creo que luego de la reunión con Keiko Fujimori cambie la agenda del gobierno; no debería cambiar tampoco. Además, en términos generales, piensan casi igual. Creo que el mayor ganador de este encuentro ha sido el cardenal Juan Luis Cipriani. Es el que termina tomando más iniciativa que el presidente Kuczynski o que la propia Fujimori. Además, pasa esto en momentos en los que se discute la ideología de género, la cual es cuestionada sobre todo por la Iglesia. En ese contexto, un señor conservador reúne a dos líderes políticos que no se juntaron hace meses. Esa es la lectura que tengo. Se desdibuja la figura presidencial porque vemos que se requiere un actor externo para llegar a este respiro. Se ven las minusvalías que tiene el gobierno."