Jorge Cuba afronta prisión preventiva por el caso Odebrecht. (USI)
Jorge Cuba afronta prisión preventiva por el caso Odebrecht. (USI)

Tras la audiencia en la que el juez Juan Carlos Sánchez Balbuena, del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria Anticorrupción, dictó 18 meses de impedimento de salida del país para el ex presidente , su abogado Erasmo Reyna lanzó una denuncia.

Según información que manejaba el letrado, el ex viceministro , quien cumple prisión preventiva, “se estaría acogiendo a una colaboración eficaz para imputar a García”. "Vamos a denunciarlo porque estaría cambiando su declaración. Qué ofrecimientos le habrán dado. Creemos que está canjeado su libertad para imputar actos ilícitos a García", agregó.

Sin embargo, fuentes cercanas al equipo Lava Jato negaron a Perú21 que esa información sea cierta. “Cuba no es colaborador eficaz hasta el momento y no ha pedido acogerse nuevamente a ese proceso”, señalaron. El pasado mes de julio, el fiscal Sergio Jiménez, quien estuvo a cargo del caso Metro de Lima, denegó el proceso de colaboración eficaz al que Cuba quiso acogerse.

Ahora, el fiscal José Domingo Pérez es quien tiene en sus manos el caso y en ese marco solicitó el impedimento de salida para García por la investigación que se le sigue por los presuntos delitos de lavado de activos y colusión agravada en la obra ejecutada por Odebrecht.

“Ahora sí se le va a investigar como corresponde al ciudadano Alan García por haber recibido dinero de la empresa Odebrecht”, señaló Pérez, durante la audiencia.La imputación por lavado de activos se basa en pruebas que entregó la propia constructora, tras restablecerse el proceso de colaboración.

“Entregaron documentación de Drousys, el sistema de comunicación entre los miembros del Departamento de Operaciones Estructuradas (división de sobornos). En él, Odebrecht reconoce que a través de este departamento realizó un pago de US$100 mil a García”, dijo el fiscal.

Para este pago, que correspondió a una conferencia que el líder aprista dictó en 2012 a la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo, Odebrecht utilizó al “operador financiero” Américo Espinola, quien, a través de su estudio, le transfirió el monto a García.

Desde su casa, el ex presidente sostuvo que para la conferencia fue contactado por este estudio. “Espinola es una importante agencia de esas que buscan organizar eventos y llamar a expositores. Ahora recién me entero de que había un conflicto para ver quién pagaba y terminó asumiéndolo la empresa brasileña”, indicó.

Agregó que en ese entonces no se conocía que Odebrecht tenía un departamento o Caja 2 con fondos ilícitos.

Sobre el delito de colusión, el fiscal Pérez se basa en las visitas de Jorge Barata a García en Palacio de Gobierno y el viaje que realizaron juntos a Cusco el 19 de febrero de 2009. Ese mismo día se convocó a una sesión extraordinaria de Consejo de Ministros para sacar un decreto de urgencia que encargaba al Ejecutivo la obra del Metro de Lima.

No obstante, Pérez cuestionó que esa decisión se basó en un proyecto de urgencia que para esa fecha no existía. “El proyecto se confeccionó recién el 24 de febrero. Aprobaron algo que solamente existía en la cabeza de las personas que intervinieron ese día”, indicó.