En aprietos. Pérez Guadalupe en la Comisión de Defensa. (Mario Zapata)
En aprietos. Pérez Guadalupe en la Comisión de Defensa. (Mario Zapata)

Quitó cuerpo sin vergüenza. El jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), José Pérez Guadalupe, no pudo desvirtuar esta tarde la denuncia de Perú21 sobre la entre esa entidad y un empresario procesado por tráfico de armas para la donación de un lote de bloqueadores de celulares para el penal de máxima seguridad El Milagro de Trujillo.

Aprovechando su presencia en la Comisión de Defensa, varios legisladores le demandaron a Pérez una explicación puntual sobre la participación del empresario venezolano en esta operación.

Pérez, entonces, ensayó contradictorias explicaciones. Negó que el Inpe haya suscrito un convenio con la firma del venezolano, y también la participación de este en el proceso.

Sin embargo, minutos después tuvo que reconocer que su institución sí firmó el documento, a través de su gerente regional de La Libertad, y que él mismo conversó con Oyarzábal. Incluso el jefe del INPE dijo que fue a la casa del empresario a "las cinco de la mañana" para ver los bloqueadores.

Pese a ello, insistió en que en la donación no intervino el INPE sino el municipio de La Esperanza, pero no aclaró por qué desde el Ejecutivo se informó de la instalación de los bloqueadores.

NEGLIGENCIAEl legislador criticó que el titular del Inpe no asuma su responsabilidad y desvíe la atención hacia su gerente regional.

Asimismo, cuestionó que se le haya permitido a Denisse ingresar al penal sin restricciones y tener acceso a los lugares donde se tenía previsto colocar los bloqueadores.

"Acá ha habido incompetencia y negligencia en el manejo de la seguridad ciudadana", indicó, tras demandar la intervención de la Contraloría.

Por su parte, Juan José Díaz dijo que en este caso "o los ministros estaban coludidos o son incompetentes para el cargo", y anunció que pedirá que se cite a la ministra de Justicia a Fiscalización.