(USI)
(USI)

Después de décadas, el Estado logró ingresar al valle del Monzón, considerado una de las áreas con mayor presencia del narcotráfico y de producción cocalera del país, informó hoy la presidenta ejecutiva de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida Sin Drogas (), Carmen Masías.

Refirió que el Monzón, ubicado en la región Huánuco, en la selva central del país, fue por muchos años "tierra de nadie", y subrayó que ahora existe una "enorme voluntad de cambio", no solo del Estado para atender las necesidades de la zona, sino de la propia población por salir de la economía cocalera.

En ese sentido, destacó que alcaldes y dirigentes cocaleros de esa zona –que junto al Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) concentraban los mayores cultivos de hoja de coca ilegal– suscribieran el jueves un acuerdo de respaldo al Gobierno en su lucha contra el narcotráfico.

En virtud de ese acuerdo, el Estado realizará todos los esfuerzos para llevar al valle del Monzón los programas sociales del Ejecutivo, infraestructura y apoyo para el desarrollo alternativo a la coca con productos como el café y el cacao.

"El Monzón es una zona donde no se ha entrado por décadas, en realidad lo único que se hizo en el gobierno del presidente Alejandro Toledo (entre 2001 y 2006) fue la interdicción, pero no se había erradicado. El Monzón era 'tierra de nadie' y ahora hay una voluntad enorme de cambio", manifestó.

Según señaló, el actual Gobierno, a diferencia de los anteriores, ha entrado a la zona del Monzón a hacer desarrollo alternativo en las zonas donde se están erradicando los cocales, que son usados para la elaboración de clorhidrato de cocaína.

Llegar a este cambio de 'chip' entre las autoridades y dirigentes cocaleros de la zona no ha sido fácil, reconoció, pero se logró gracias al diálogo y a que ellos ven cómo otras jurisdicciones vecinas tiene un enorme éxito con el cultivo de café, cacao y otros productos.