La anchoveta es la especie más capturada, con un 90%. (Bloomberg)
La anchoveta es la especie más capturada, con un 90%. (Bloomberg)

Perú21 se comunicó con los abogados chilenos José Rodríguez Elizondo y Hugo Llanos Mansilla para conocer sus expectativas frente al fallo de .

En opinión de Rodríguez Elizondo, a "partir de la estructura asimétrica del proceso –Chile sin nada que ganar y el Perú sin nada que perder– hay dos escenarios polares y uno intermedio, pero con una gama teórica casi infinita de posibilidades".

"En los dos primeros, la Corte o al demandado. En el escenario intermedio, reconocería una parte de la razón a cada uno. Este escenario, a su vez, tendría tres variables básicas: "bajar" el paralelo al Punto Concordia, según las coordenadas peruanas; mantenerlo donde está, según coordenadas chilenas, y aceptar la tesis peruana", explicó el analista político desde Santiago.

Señaló que, en distintos niveles, todos esos escenarios son adversos para , con excepción de uno (el que le da la razón).

En tanto, Llanos –quien vivió varios años en Lima– se mostró cauto en sus expectativas. Dijo que el punto principal para su país es que se mantenga el paralelo y no quiso ponerse en el escenario de que La Haya determine que no existen límites marítimos, ni que fije la equidistancia.

"Hay voces que dicen que el paralelo se mantendría hasta la milla 12, y de ahí se haría la delimitación, pero no soy juez para saberlo", expresó.

Sin embargo, sostuvo que en un proceso siempre "hay la posibilidad de que no se satisfaga el 100% de las expectativas de un país". "El hecho que Perú obtenga el triángulo externo no significaría para Chile una pérdida de territorio marítimo porque está en alta mar", añadió.

Dijo que se debe con "tranquilidad", "serenidad" y "objetividad". "En Chile hemos sido bastante moderados. No tenemos una posición ni triunfalista ni pesimista", agregó el exmiembro de la Corte Permanente de Arbitraje Internacional y exsecretario general de la Comisión Permanente del Pacífico Sur.

LA PESCAEn Santiago, además, los empresarios pesqueros están preocupados porque, en el peor escenario para ellos, Chile perdería los recursos (anchoveta y jurel) del área en controversia.

Según la , la pesca en esta zona varía, históricamente, entre 250 mil a 300 mil toneladas y su valor sería, solo en extracción, de unos US$100 millones. Dicho monto dependería del destino de tales recursos.