Dacia Escalante, bajo la lupa por el caso de los gobernadores regionales. (Rafael Cornejo)
Dacia Escalante, bajo la lupa por el caso de los gobernadores regionales. (Rafael Cornejo)

De pronto, los se han visto beneficiados con una serie de gollerías que no contaban en otros gobiernos. Todo gracias a la estructura diseñada por el presidente , quien decidió darle autonomía a lo que hasta el año 2012 no era más que una dirección de menor rango.

Todo se inició con el Decreto Legislativo 1140, del 10 de diciembre de 2012, donde –en el marco de las facultades otorgadas por el Congreso al Poder Ejecutivo para la reforma en el sector Interior– se decidió dar autonomía a la entonces Dirección General de Gobierno Interior.

Con esto vino el cambio de nombre a Oficina Nacional de Gobierno Interior (Onagi) y el nombramiento de en la jefatura. En el decreto firmado por el presidente Humala y el entonces ministro del Interior se señala la necesidad de "la creación de un organismo público ejecutor, con autonomía administrativa, funcional, económica, y presupuestaria en el ejercicio de sus funciones, con calidad de pliego presupuestal".

En este paquete legislativo también se estructuraron todas las facultades que tendrían los gobernadores en materia de regalos. En el numeral 6 del artículo 6, se especifica que una de las funciones de la Onagi será "adjudicar los premios no reclamados para fines sociales". Algo que, hasta antes de dicho decreto, eran reclamados por el Instituto Peruano del Deporte (IPD), según lo establecido en el inciso 6 del artículo 84 de la Ley de Promoción y Desarrollo del Deporte.

COLCHÓN POLÍTICOPara la oposición, esta estructura representa todo un diseño de proselitismo político desde el aparato del Estado que recién ha sido tomado en cuenta tras las recientes denuncias sobre la función de los gobernadores nacionalistas.

El legislador aprista advirtió que esto es un plan largamente planeado como un "colchón político" con miras a las elecciones generales del año 2016.

"Es curioso cómo cambian de una dirección a una oficina autónoma que la adscriben a la cartera del Interior pero que no despacha con el ministro. En el Perú, esto solo ha ocurrido dos veces: en la dictadura de Manuel Odría con Alejandro Esparza Zañartu y en el caso de Alberto Fujimori con Vladimiro Montesinos", afirmó a Perú21.

PLIEGO INTERPELATORIOCon esta autonomía otorgada por el Ejecutivo a la Onagi es que el ministro del Interior, Walter Albán, afirmó el pasado martes –ante la Comisión de Defensa– que estarían cumpliendo los gobernadores.

Pese a ello, ya se encuentra en trámite la moción de interpelación, con un pliego de 20 interrogantes, presentada por la bancada fujimorista.

El ministro Albán deberá responder detalles sobre cuántas veces fueron convocados los gobernadores a Lima y cuántos tienen afiliación al partido de gobierno. Aunque la moción también revela que varios gobernadores participaron en la inauguración de los denominados "Tambos" del Ministerio de Vivienda.

Asimismo, afirma que estuvieron en el Complejo Recreacional Adonis, en octubre de 2012, para el aniversario del Partido Nacionalista.

TENGA EN CUENTA

- El presupuesto de la Dirección General de Gobierno Interior, al segundo semestre del año 2011, era de 45 millones de soles. Para el 2014, la nueva Oficina Nacional de Gobierno Interior (Onagi) cuenta con 85 millones de soles.

- El ministro del Interior, Walter Albán, también deberá responder ante el Pleno del Congreso si la jefa de la Onagi, Dacia Escalante, estuvo con los gobernadores en la celebración por el fallo de La Haya.