Juan Jiménez dio una conferencia de prensa junto a miembros de la sociedad civil. (Andina)
Juan Jiménez dio una conferencia de prensa junto a miembros de la sociedad civil. (Andina)

Sin ser consciente de que las denuncias contra son serias y fundamentadas, el Gobierno sigue responsabilizando de las fallas del programa social a terceros y no hace un mea culpa.

A modo de excusa, el premier aseguró que los intereses políticos pretenden afectar la iniciativa que brinda desayuno a dos millones de niños en edad escolar.

En esa línea, indicó que existe una "campaña tendenciosa" para afectar la viabilidad del programa, sin tener en cuenta que las denuncias las realizan los padres de los niños afectados con los alimentos en mal estado y que los informes que certifican las acusaciones son hechos por instituciones del Estado, como la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) y la Contraloría.

No obstante, anunció que se creará un grupo de trabajo para recibir sugerencias y recomendaciones de toda la población a fin de mejorar este programa.

También fue enfático al señalar que el Poder Ejecutivo no tolerará ningún acto de corrupción en este programa e indicó que velarán por la continuidad y el perfeccionamiento del mismo.

Reconoció que, hasta la fecha, el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social ha presentado 26 denuncias contra malos proveedores.