(Andina)
(Andina)

El sacerdote , uno de los facilitadores del dialogo para resolver el conflicto por el proyecto Conga, en Cajamarca, aseguró que la población fue desinformada y hubo muchas mentiras en el pasado, razón por la que existe tanta desconfianza hacia la actividad minera.

"Los pobladores tienen miedo de que les quiten el agua. Será muy difícil convencerlos, no será una tarea nada fácil. Aquí hay que entender que hubo mucha mentira en el pasado, por eso la gente no está dispuesta a soportar más mentiras", declaró a RPP.

"Estamos facilitando el diálogo, buscando los mecanismos para sentar a ambas partes y llegar a acuerdos", agregó, aunque luego aclaró que la resolución del problema tomará aproximadamente una año.

Garatea visitó ayer por la tarde las lagunas Azul, Chica y El Perol, junto al otro mediador, monseñor Miguel Cabrejos, y un grupo de pobladores que les hicieron conocer su posición.