Bustamante indicó que el Gobierno y la Universidad Cayetano Heredia deberían disculparse con los médicos que fueron inoculados con la vacuna de Sinopharm. (Foto: Alessandro Currarino / El Comercio)
Bustamante indicó que el Gobierno y la Universidad Cayetano Heredia deberían disculparse con los médicos que fueron inoculados con la vacuna de Sinopharm. (Foto: Alessandro Currarino / El Comercio)

Ernesto Bustamante, vocero en temas sanitarios de Fuerza Popular y virtual congresista, ha venido desacreditando y causando la desconfianza en la población acerca de la efectividad de la vacuna Sinopharm, producida en China y, que para entonces, ya venía siendo aplicada al personal médico. Sin embargo, la semana pasada, la Organización de la Salud (OMS) respaldó su eficacia total al 78,1%, cuando el criterio mínimo que una vacuna debe cumplir es de 50%.

MIRA: Pleno del Congreso rechaza admitir a debate moción de censura contra la Mesa Directiva

Después de las arremetidas de Bustamante en un medio de comunicación, la candidata a la presidencia, Keiko Fujimori, ratificó que el doctor pertenecía a su “equipo”, pero que sus opiniones sobre la vacuna china distaban de las suyas y afirmó que en ningún momento consultó con Fuerza Popular sobre estos “desafortunados” comentarios.

¿Que significaría para el país tener como ministro de Salud a un personaje que calificó en vivo y en directo a la vacuna Sinopharm de ser fabricada con “agua destilada”?

“Bajo y criminal”

“En estadística hay lo que se llama el intervalo de confianza, y en el caso de la vacuna que tiene 11,5 (de eficacia), su intervalo de confianza va desde menos 8,2% hasta 27%, esto significa que la vacuna produce más COVID-19 que el placebo, es terrible”, dijo Bustamante a principios de marzo. El programa de televisión donde fue entrevistado concluyó –en un inicio– que la eficacia de cepa de Wuhan era de 33.3 % y la de Beijing de 11.5 %.

No contento con ello, Bustamante añadió que el Gobierno y la Universidad Cayetano Heredia deberían disculparse con los médicos que fueron inoculados con la vacuna de Sinopharm. “Lo que hay que hacer es decirles que se sigan protegiendo y luego vacunarlos con alguna vacuna que sea firme, que tenga el 90% de eficacia”, indicó Bustamante.

Para Antonio Quispe, médico epidemiólogo, además de ser una vacuna altamente eficaz, indica que la aprobación de la OMS se ha dado después que la entidad revisara mejoras y evidencias del medicamento, convirtiéndola en la sexta vacuna recomendada oficialmente.

Ernesto Bustamente dijo que es un honor trabajar en Fuerza Popular con Keiko Fujimori. (Captura: Twitter Fuerza Popular)
Ernesto Bustamente dijo que es un honor trabajar en Fuerza Popular con Keiko Fujimori. (Captura: Twitter Fuerza Popular)

Por otra parte, le parece “bajo y criminal” la campaña de desinformación que armó Ernesto Bustamante, de la mano con un canal de TV, en contra de la vacunación y lo llamó “un atentado contra la salud”.

“La gente está dejando de vacunarse precisamente por esa campaña de desinformación y detrás de toda campaña no hay alguien cualquiera, sino que es literalmente el candidato al Ministerio de Salud del partido de Keiko Fujimori. Tener a un antivacunas como ministro de Salud sería un crimen y si eso es lo que promueve la candidata pues lo que debemos hacer como sociedad es meterle presión”, señaló.

Como recomendación, Quispe exhortó a ambos candidatos a revisar sus propuestas para enfrentar la tercera ola de la pandemia del nuevo coronavirus. “Keiko Fujimori debe reflexionar para que esto no le haga daño a la población y, por el otro lado, el partido de Pedro Castillo debe decir cuál es su plan contra la pandemia y quiénes son los técnicos en salud que lo desarrollarán. Hay que exigir seriedad”, resaltó.

El doctor César Cárcamo, epidemiólogo y especialista en salud pública, indicó que el documento que comentó Bustamante en esa oportunidad era un papel interno que no debió ser publicado.

“Él sabía que era un documento privado, lo que hizo fue interpretar mal los resultados que no estaban hechos para ser difundidos, porque no tenía la información completa. Debió abstenerse y esperar a que estén los resultados finales”, señaló Cárcamo.

Además, sobre quién debería tomar el puesto de ministro de Salud, Cárcamo indicó que “la persona que sea puesta tendrá que ser cuidadosa con sus acciones porque va a tener consecuencias muy importantes. Hay que hablar con cautela”.

Respecto a la vacuna, informó que hasta la fecha los datos del personal de salud inoculado con Sinopharm están mostrando una reducción positiva en la mortalidad. “Hay que continuar las campañas de vacunación. Comenzar a hacer campañas en contra de la vacunación sería criminal”, finalizó.

Este diario se trató de comunicar reiteradas ocasiones con los congresistas electos de Fuerza Popular para conversar sobre la situación de Ernesto Bustamante, pero no se obtuvo respuestas.

La pregunta aún está pendiente de resolverse ¿sería Bustamante –el médico que calificó como “agua destilada” a la vacuna de Sinopharm– el posible ministro de Salud de Keiko Fujimori?

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR