Para Fernando Rospigliosi, el diálogo era pura palabrería. (Rafael Cornejo)
Para Fernando Rospigliosi, el diálogo era pura palabrería. (Rafael Cornejo)

El no debe sorprender, ya que este estaba destinado al fracaso y solo era una maniobra del Gobierno para combatir su baja aprobación en las encuestas, aseguró el exministro del Interior y analista político .

"Era pura palabrería. El presidente nunca se mostró entusiasta con el diálogo, no hubo un interés real. Desde el inicio estaba destinado al fracaso, no tenía ninguna perspectiva. No tenía sentido un encuentro con partidos políticos cuando estos se encuentran representados en el Congreso de la República. Hemos vuelto a la realidad", sostuvo.

Por su parte, la economista Cecilia Blume aseguró sin embargo que esta situación, como tema netamente político, no afectará de forma alguna la economía.

"No repercutirá ni en el Producto Bruto Interno, ni en las expectativas de los empresarios. El presidente del Consejo de Ministros, , deberá retomar las conversaciones y llamar a los líderes de los partidos para ver si existe algo por rescatar de la primera etapa del diálogo", indicó.