El arzobispo de Trujillo, Miguel Cabrejos, y el sacerdote Gastón Garatea visitaron hoy las lagunas donde se planea desarrollar el , en Cajamarca, que ha ocasionado un conflicto entre la minera, los pobladores y el Gobierno peruano.

Los facilitadores inspeccionaron depósitos naturales de agua en la provincia de Celendín y Cajamarca que planean secarse para extraer oro y cobre, mientras que otros servirán para almacenar residuos mineros.

Cientos de personas acompañaron a los religiosos en su trayecto hacia las lagunas y les expresaron sus temores sobre el mencionado proyecto.

"Hemos conversado (con los pobladores) sobre su situación, sobre lo que ellos piden", indicó Garatea a Canal N.

Desde la semana pasada, Cabrejos y Garatea en el diálogo entre la empresa , desarrolladora de Conga, el Gobierno y radicales antimineros, que han manifestado que el proyecto es inviable.