Cero empatía. El Seguro Social demora los pagos a empresarios que pusieron el hombro en el momento más difícil de la pandemia. (Foto: GEC)
Cero empatía. El Seguro Social demora los pagos a empresarios que pusieron el hombro en el momento más difícil de la pandemia. (Foto: GEC)

como un centro de aislamiento para aquellas personas que padecían de COVID-19. Ante la gran cantidad de pacientes que llegaban día a día, la falta de equipos e implementos médicos asomó como uno de los principales problemas. Frente a estas necesidades, un grupo pequeño de empresarios se arriesgó y alquiló la maquinaria imprescindible que el lugar necesitaba.

El contrato se hizo con Essalud. Al inicio, los pagos llegaron puntuales; sin embargo, con el pasar de los meses, las empresas dejaron de recibir el dinero por los servicios prestados. Pasó el 2020, el 2021 y ya casi termina el 2022 y, hasta la fecha, el Seguro Social no termina de cumplir con las obligaciones. Son más de 10 proveedores los que reclaman la entrega del dinero que les falta, el cual, en conjunto, asciende a más de S/26 millones.

MIRA: Aeropuerto Jorge Chávez: estado de salud de bombero que sobrevivió aún es “crítico”, informó EsSalud

Perdieron todo

Este grupo de pequeños empresarios se conoció en el módulo de atención al proveedor. Asistían a diario a reclamar sus pagos y cada día les brindaban información diferente, sin recibir una respuesta clara. Al ver que no era un caso particular, se unieron y comenzaron a protestar en la puerta de Essalud.

Nunca eran atendidos por alguna autoridad de peso, los expedientes se estancaban y lo avanzado regresaba al punto de inicio.

“A ellos les puede parecer que ese presupuesto se puede guardar, pero nosotros somos pequeños empresarios que hemos invertido y ya no soportamos más una deuda; no nos beneficia un dinero futuro sino un dinero ahora”, explicó a Perú21 Jazmín Acosta, una de las empresarias que exigen el pago a Essalud.

Y añadió: “Hay empresarios que ya quebraron y ni siquiera pueden ir al módulo a reclamar porque tienen que trabajar para pagar, cada caso es uno en particular. Hay personas que no duermen, sufren de ansiedad y otras que han pensado en suicidarse porque no tienen cómo pagar a sus trabajadores, a los bancos o hasta su familia”.

Ella y los otros emprendedores prestaron servicios de alquiler de equipo médicos, aspiradores de secreciones, electrocardiógrafos, pulsioxímetros, cunas de calor radiante, monitores vitales, energía para la Villa, transporte de pacientes y ventiladores.

En el caso específico de Jazmín, Essalud le pagó dos órdenes por el alquiler de sus equipos y, después de eso, nada más. Ella tuvo que apersonarse a la Villa Mongrut a recoger sus máquinas con la excusa de hacerles “mantenimiento” para poder tenerlas de regreso. Sus otros artefactos siguen siendo utilizados en el hospital Luis Negreiros Vega del Callao. “Yo les dije que si me pagaban, yo les iba a donar mis equipos, las cunas se siguen utilizando en el hospital Negreiros; el compromiso era que en el año 2022 me pagaran, pero no lo hicieron. Dejé mis equipos con la esperanza de que me paguen, como ser humano no puedo ir a quitarlos porque estamos hablando de la vida de pequeñitos”, aseguró la empresaria.

EsSalud responde

Ante el maltrato hacia este grupo de empresarios que salvaron vidas durante la pandemia, este diario buscó los descargos de Essalud. La entidad respondió y manifestó que “la gestión de Aurelio Orellana ha instalado un grupo de trabajo (constituido) por las gerencias centrales de Essalud para atender y resolver los compromisos adquiridos”.

Además, explicaron que la gestión de Orellana “heredó” una serie de inconvenientes respecto a las contrataciones directas de insumos, equipos médicos, infraestructuras, entre otros, de otras gerencias, y que se vienen haciendo los esfuerzos para resolver los problemas de estos proveedores.

También señalaron que durante la semana se hizo el pago de S/20 millones a empresas proveedoras que estuvieron a cargo de la construcción de hospitales modulares.

Los proveedores involucrados confirmaron que fueron contactados por el grupo de trabajo creado en Essalud. “El viernes (25) nos recibieron a todos, comprometiéndose a resolver (nuestras demandas de pago) mediante compromisos con fechas”. Quien dio su palabra fue el secretario general de Essalud, Jaime Delgado, quien les habría explicado que mediante un comité que él presidiría se iban a cancelar las deudas que tiene la entidad.

Pero, respecto de los S/20 millones, los proveedores indicaron que ninguno de los afectados ha recibido dinero, pues ese monto era para otras empresas. Ellos esperan que, a partir de esta semana, se observen avances de lo conversado con las autoridades. Veremos si honran su palabra.

Tenga en cuenta

  • Más escándalos en Salud. Según un reportaje de Punto final, el Ministerio de Salud habría contratado a personal en plazas fantasma en la Diris Lima Sur.
  • A través de un proceso de selección CAS COVID-19 se contrataron a funcionarias que supuestamente recibirían S/6,000 mensuales de sueldo. Sin embargo, estas trabajadoras señalaron que nunca se desempeñaron en dichos cargos.
  • Ahora las víctimas no pueden postular a otros empleos porque aparecen coøtmo trabajadoras en la Diris Lima Sur.


VIDEO RECOMENDADO

Elio Riera abogado de Kenji Fujimori