Para Galli, Málaga tiene la culpa de todo porque no supo manejar el poder que le dio tener las vacunas.
Para Galli, Málaga tiene la culpa de todo porque no supo manejar el poder que le dio tener las vacunas.

Enrique Galli ha sido parte de la por 54 años, hace algunos se jubiló. Ha sido por 15 años jefe del Departamento de Psiquiatría de esa casa de estudios en donde también enseñaba bioética y salud mental. Pide que no se manche la honra de la universidad y tiene muy claro quién es el culpable de este caso. Analiza el comportamiento de la exministra de Salud Pilar Mazzetti y del expresidente Martín Vizcarra.

Gran parte de la ciudadanía, después de revelarse el festín de las vacunas, ha perdido la confianza en sus autoridades. ¿Qué explicación se le puede dar a esta situación?

Los laboratorios chinos Sinopharm y Sinovac tienen este método de regalar a las universidades, que hacen los estudios científicos, dosis de las vacunas para inmunizar a los investigadores que tienen riesgo y al personal del entorno. El entorno es una cosa un poco grande y larga: ¿las autoridades de la universidad, los del Ministerio de Salud o de Relaciones Exteriores, o los empresarios que de alguna forma contribuyeron? No lo sé. Pero no manchemos la honra de la Universidad Peruana Cayetano Heredia fundada por Alberto Hurtado y por Honorio Delgado, dos próceres de la Medicina. Si ellos vivieran jamás habría pasado esto.

MIRA: Vacunados VIP en Argentina: personalidades resultaron beneficiadas irregularmente

Ahora ha pasado.

El principal culpable es el doctor Germán Málaga, yo antes lo defendía, pero ahora es indefendible. Le llegaron estas vacunas con una indicación, por ejemplo, que 1,200 vayan a la embajada china y el resto al entorno de los investigadores. Allí es donde a Málaga se le ha pasado la mano. Se puso como Papá Noel a regalar vacunas, nadie le ha pagado, no creo que haya cohecho. Desgraciadamente se mareó. El poder embriaga y te vuelve corrupto, lo sabemos por nuestros expresidentes que ahora están en la cárcel. Es una corrupción funcional, ha usado las vacunas a discreción.

¿Qué le daba poder? ¿Las vacunas en sus manos?

Si te nombran gerente de Perú21, tendrás poder para hacer las cosas más libremente. Es el poder de usarla (la vacuna), regalarla o ponérsela a quien le daba la gana. El papel decía que eran para sus investigadores y su entorno. La gente de los ministerios sabía que era para los investigadores y fueron contra la ética. Este es un problema de bioética.

El doctor Málaga vacunó a algunos funcionarios, y estos prefirieron mantenerlo en secreto, es el caso de la exministra Mazzetti, quien lo negó hasta el final y luego en una carta dijo que le ganó el miedo. ¿Porqué cree que lo hizo?

Ella fue como Pedro que tres veces negó a Cristo. Si San Pedro negó a Cristo, ella puede negar a su mamá también. Como broma, pero te das cuenta de cómo el ser humano puede caer en eso. Ella es una especialista, una neuróloga, directora de un instituto y realmente mintió, no se puede justificar. Que quede claro que ella no es de la Cayetano y Málaga tampoco es de la Cayetano.

¿Por el origen, hubiera sido distinto?

Málaga tiene toda la culpa. Ha hecho con la vacuna lo que ha querido. Con la ética se nace, por más enseñanza que te den. Si tú no estás en un ambiente o en un hogar con principios, te pasas la luz roja, eres un mal peruano. Es eso o es porque este hombre, que ya pasa los cincuenta años, tiene un déficit cognitivo. Cuando habló en el Congreso parecía cantinflesco, eso es propio de un trastorno psiquiátrico, neurológico. Este hombre está mal, él sabe que está embarrado. No estuvo en la capacidad de tener tantas vacunas en una pandemia mundial donde la gente se muere y él tenía el poder de decidir quién vive y quién muere.

¿Le parece que Málaga jugó a ser dios?

El famoso psiquiatra Erich Fromm decía: “El hombre ordinario con poder extraordinario es el peor peligro para la humanidad”. Se refería a Hitler y Stalin. Los dos presidentes, dueños del mundo, generalísimos, políticos, eran inteligentes, pero eran ordinarios, paranoicos. Mira a los guachimanes cuando vas a un estacionamiento cualquiera; ves a un guachimán que te empieza a guiar ‘para adelante, para atrás’, te da gritos, se pone el pito en la boca. Es gente ordinaria que le da por ponerse un pito en la boca y ya se creen policías.

Después de conocido el festín de las vacunas y en un contexto de crisis sanitaria, ¿cuál cree que será la reacción de los peruanos?

Al que lo tienen que meter preso es a Málaga, él reventó todo. No es una confabulación, una mafia, eso dicen algunos abogados paranoicos. Las autoridades universitarias saben que debe haber un comité de ética que te impedirá que regales dosis o cosas así. A mis alumnos en la Cayetano les regalaba un libro: El médico, la medicina y el alma, de Honorio Delgado; estas nuevas promociones no lo han leído. Los nuevos directivos de la universidad le han quitado al Departamento de Psiquiatría el poder que tenía en salud mental y ahora lo han convertido en una sección del Departamento de Medicina y le han quitado su voz en el decanato.

Esto ha ocurrido y le va a costar mucho a la sociedad. ¿Cómo remediar la situación?

Usted, los periodistas tienen toda la labor de investigar para la población. El gran culpable es Málaga. Las otras autoridades de la Cayetano y de San Marcos se han dejado vacunar, se merecen culpa. Los estudiantes u otros médicos que han colaborado con la investigación no tienen la culpa. Creo que no hay corrupción, es el miedo a la muerte. Hay colegas de primerísima calidad que se han vacunado y a toda su familia. El miedo a la muerte es terrible, pero tienen que ser castigados.

MIRA: Sinopharm envió 3,200 dosis extra de vacuna para personal relacionado al ensayo clínico, afirma UPCH

El caso del nuncio apostólico también resalta. Él era el asesor de ética de los ensayos clínicos, pero todo indica que se vacunó también con las dosis secretas.

Él prefirió su vida a la de los demás. La verdad que no creo que el nuncio sepa de investigación científica. En las investigaciones científicas tiene que haber un comité de ética; si el comité de ética te dice que no hagas algo, no lo puedes hacer. Los laboratorios chinos han hecho buen trabajo, pero en la parte ética son medio bambas. Seguramente van a salir nombres de empresarios chinos que han sido vacunados por la embajada de China.

¿Cómo puede describir los mensajes de Martín Vizcarra? Primero dijo que fue parte de un ensayo, luego que solo vacunó a su esposa y después que también pidió vacuna para su hermano.

Este es un Judas. Todos los Judas son pecadores, pero este no se va a ‘ahorcar’. Desde la traición a PPK te das cuenta el tipo de hombre que es. Es un psicópata mentiroso, por más ingeniero de la UNI, es un hombre ordinario. Tenía como asesores a un cantante y a un vidente de cuarta.

¿Qué rasgos definirían a Vizcarra para calificarlo de psicópata?

Psicópata es una persona que no tiene valores morales, éticos. Le importa satisfacer sus necesidades políticas y económicas. Vender su alma al diablo.

¿Qué me puede decir de estas personas que cuando llegan a un cargo público creen que es un trono desde donde pueden hacer o deshacer a su antojo?

En el fondo estas personas muy cultas, muy estudiosas con muchos doctorados y maestrías, son gente ordinaria. El hombre cultivado, humanista, con una buena cuna, no hace eso.

Quiero repetir una pregunta porque me parece más que importante. ¿Cómo el ciudadano puede recuperar la confianza en las autoridades que le han dado la espalda?

Lo primero es hacer una investigación exhaustiva a todo nivel: político, judicial. Después la Universidad Peruana Cayetano Heredia y San Marcos tienen que pedir perdón. Y los responsables como Málaga, la ley los tiene que juzgar. Tiene que haber purga.

TENGA EN CUENTA

  • El doctor Galli es psiquiatra, profesor universitario, psicopatólogo, psicofarmacólogo.
  • También fue presidente de la Federación Latinoamericana de Psiquiatría Biológica y del Colegio Latinoamericano de Neuropsicofarmacología.
  • Es el único integrante peruano del Colegio Internacional de Neuropsicofarmacología (CINP).
  • “He formado muy buenos psiquiatras, jóvenes, pero desgraciadamente el ministerio les paga muy poco y se van a la práctica privada. Los seguros médicos no reconocen la atención psiquiátrica, y eso solo pasa en el Perú”, dice Galli.

VIDEO RECOMENDADO

¿Cómo reemplazar a Friends?