Daniel Salaverry y Martín Vizcarra recorren el país como parte de su campaña electoral. (Twitter: Daniel Salaverry)
Daniel Salaverry y Martín Vizcarra recorren el país como parte de su campaña electoral. (Twitter: Daniel Salaverry)

La condena por peculado que se emitió en 2011 contra Patricia Li, , puso en una posición incómoda a Daniel Salaverry y Martín Vizcarra, los principales rostros de Somos Perú en la campaña electoral.

Ayer, durante una conferencia de prensa en Piura, ambos candidatos evitaron pronunciarse sobre la situación de la presidenta de la organización política.

“Desconozco (de la sentencia), lo que sí queda claro es que ella no es candidata a ningún cargo político en estas elecciones y no tiene antecedentes penales”, manifestó Vizcarra, candidato número 1 al Congreso por Lima.

MIRA: Somos Perú usó municipios y región Áncash para contratar a los suyos

En tanto, Salaverry, el candidato presidencial somista, indicó: “Eso (sobre la sentencia) tendrá que responder la presidenta del partido, pero yo me baso en los antecedentes penales y no existen”.

Luego de que este diario informara que la Corte Suprema ratificó una condena de tres años de prisión suspendida contra Li, por su gestión como alcaldesa de Punta Negra, la dirigenta de Somos Perú aseguró que no tiene antecedentes penales. Pero no negó la condena.

No obstante, el Poder Judicial puede anular los antecedentes penales a pedido de la persona que ya cumplió con su sentencia. , ese poder del Estado explica los pasos que se deben cumplir para conseguirlo.

“Presentar un escrito al juzgado o sala que emitió la sentencia, solicitando su rehabilitación (El juzgado remitirá al Registro Nacional de Condenas el oficio y copia certificada de la resolución de rehabilitación en la que se ordenará la cancelación de sus antecedentes penales). Si no existen observaciones, el Registro Nacional de Condenas procederá a cancelar la sentencia respectiva”, señala.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Salaverry comenta la exclusión de un candidato de Somos Perú con sentencia firme