Este domingo, desde las cinco de la tarde, los seguidores de los candidatos (PPK) y (Fuerza Popular) se apostaron en una esquina del Óvalo Monitor, frente a la Universidad de Lima, donde se llevaría a cabo el segundo debate electoral.

En un principio se posicionaron uno al lado del otro, lanzando arengas en favor de sus candidatos y una ocasional pifia dirigida al bando contrario. No obstante, conforme el número fue incrementando, hubo necesidad de ordenarlos.

Efectivos policiales asignados al resguardo del evento (incluida la Policía montada) mantuvieron contenidos a ambos grupos y posteriormente los reorganizaron en la Av. Las Palmeras para evitar incidentes.

Esto ocasionó cierto malestar por parte de los seguidores de PPK, quienes se quejaron de un presunto antagonismo hacia ellos por parte de los efectivos policiales.

Conforme pasaban las horas, los grupos fueron haciéndose más numerosos, sin embargo fue la llegada de una segunda ola de simpatizantes fujimoristas —movilizados en coasters y portando banderolas— la que puso en desventaja numérica al otro bando.

Finalmente, los seguidores de PPK se dirigieron a la Av. La Molina, a unas diez cuadras del debate, donde esperaron la llegada de su candidato.