Deudos de las víctimas del terrorismo en el Perú indicaron que El ojo que Llora no los representa. (Foto:  Alessandro Currarino / @photo.gec)
Deudos de las víctimas del terrorismo en el Perú indicaron que El ojo que Llora no los representa. (Foto: Alessandro Currarino / @photo.gec)

A través de una resolución viceministerial de Cultura, suscrita por Sonaly Tuesta, el gobierno de Pedro Castillo declaró Patrimonio Cultural de la Nación al memorial El Ojo que Llora, una escultura en piedra ubicada en la avenida Salaverry, construida para –según sus impulsores– “rendir homenaje a las víctimas de la violencia terrorista”.

Lo cierto, empero, es que el monumento en cuestión generó controversia en 2005, cuando fue inaugurado, pues incluyó los nombres de 41 senderistas que murieron durante el motín ocurrido en el penal de Canto Grande en 1992. Hoy nuevamente reaviva las heridas de los deudos de las miles de víctimas de y del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), que interpretan la medida como una afrenta a la memoria de sus familiares.

La ministra de Cultura, , defendió el reconocimiento y, ante la pregunta de una periodista sobre la inscripción de los nombres de los terroristas en las piedras de canto que rodean la escultura, respondió con fastidio que consideraba “ofensiva” la mención. Añadió que los nombres de lo que llamó ”conflicto armado interno” figuran en el Registro Único de Víctimas del Ministerio de Justicia y aseguró que en él figuran civiles, policías y militares.

MIRA: Pedro Castillo evita responder si reconoce a Nicolás Maduro o Juan Guaidó como presidente de Venezuela

HOMENAJE ENCUBIERTO

Desde diferentes sectores, sin embargo, surgieron numerosas críticas. Entre ellas, la de la que, a través de un comunicado, sostuvo que la medida busca confundir a la población sobre la lucha contra el terrorismo “equiparando a delincuentes terroristas con los héroes de la pacificación”. Reclamó, además, que se convoque a Ortiz al Congreso para que dé las explicaciones del caso y se proceda a su censura.

En declaraciones a Perú21, Mercedes Carrasco, vicepresidenta del Fenavit, calificó como un “hecho sesgado” el reconocimiento de El Ojo que Llora como patrimonio cultural, y denunció que este tendría el propósito de hacerles un homenaje encubierto a los “genocidas de Sendero Luminoso y del MRTA”. Precisó que el gobierno en ningún momento se comunicó con el Fenavit ni con otras asociaciones que agrupan a familiares de las víctimas del terrorismo para informarles de esta medida que consideró como “una ofensa y una burla”.

Benjamín Capelletti, miembro del Consejo Directivo del Fenavit, por su parte, dijo que en el monumento se consignan los nombres de varios terroristas, por lo que este reconocimiento es una “provocación” y una muestra de la condescendencia del gobierno con el terrorismo.

AGUDIZA LA DIVISIÓN

De acuerdo a ley, las manifestaciones culturales son declarados patrimonio en función de sus “características, importancia, valor, etc., en la representación simbólica ligada a la identidad en el desarrollo humano, histórico, social y cultural de la nación”. En opinión del experto Pedro Yaranga, El Ojo que Llora puede tener esas condiciones para un sector pero no para toda la población, por lo que “debió haberse evitado crear mayor conflicto”.

“Es necesaria mayor comprensión, resiliencia, y para eso hay que buscar el bienestar de toda la población, no solo un sector”, añadió tras lamentar que en momentos en que se debe buscar consensos y unidad, el gobierno tome decisiones que “agudizan la división”.

TENGA EN CUENTA

El Ojo que Llora es propiedad de la Asociación Civil Caminos de la Memoria y en él, según la Fenavit, figuran nombres de los terroristas Carlos Aguilar Garay, Roberto Espinoza, entre otros.

Capelletti dijo que el Mincul se niega a autorizar la construcción de un recinto de homenaje a las víctimas de SL y MRTA en la playa La Herradura.

VIDEO RECOMENDADO

Carlos Basombrío defiende a la Diviac
Conversamos con el exministro del Interior Carlos Basombrío quien defiende a la Diviac, unidad de la PNP que viene siendo desmantelada en el actual gobierno.