En Pisco el panorama es todavía desolador. (Perú21)
En Pisco el panorama es todavía desolador. (Perú21)

Los indicios de corrupción en el del país durante el gobierno aprista, tras el terremoto del 2007, son "escandalosos", y solo en cuatro obras se halló una sobrevaloración de S/.2.5 millones, informó hoy el legislador Rogelio Canches.

El parlamentario que preside la comisión investigadora de ese proceso estimó que más del 30% del presupuesto destinado para esas labores, de más de 2,000 millones de soles, "habría sido desviado".

Al término de una reunión de ese grupo investigador, Canches aseguró que "se llegará a las últimas consecuencias para identificar y denunciar a todos los culpables".

"Solo en cuatro obras, de las más de 900 que se han ejecutado, se sobrevaloraron labores por más de dos millones y medio (…) y no sabemos a cuánto llegará ese supuesto delito financiero cuando se concluya con las investigaciones a las más de 940 obras proyectadas", refirió.

Precisó que autoridades de las municipalidades de Pisco y Chincha no han querido brindar información sobre los expedientes técnicos, ejecución y supervisión de obras, por lo que serán citadas de grado o fuerza.

"Es necesario que esto se esclarezca para que los peruanos sepan quiénes traficaron con el dolor de un pueblo. Por ello, todas las autoridades y funcionarios del Estado tendrán que venir para que respondan y expliquen la responsabilidad que tuvieron en el proceso de reconstrucción", manifestó.

Mencionó que el denominado Bono 6,000, implementado en la gestión aprista, se entregó a personas que no fueron damnificadas por el terremoto que afectó a las ciudades de Pisco e Ica, entre otras.

Añadió que hay un informe respecto a que los bonos debieron haber sido entregados a 61,000 damnificados, pero sólo se dieron a 28,000 personas y que 33,000 afectados más tienen las tarjetas pero no se les había entregado nada.

Señaló que otro aspecto condenable es que se ha edificado un velatorio dentro del camposanto y que está funcionando como un comedor administrado por particulares.

La presentación de este informe preliminar de la investigación se realizó a dos días de cumplirse cinco años del terremoto que dejó cerca de 600 víctimas mortales, 431,313 damnificados y 91,240 viviendas destruidas.