Aníbal Torres juega en pared con el abogado del presidente Pedro Castillo. (Foto: archivo GEC)
Aníbal Torres juega en pared con el abogado del presidente Pedro Castillo. (Foto: archivo GEC)

El ministro de Justicia, pidió hoy al contralor Nelson Shack que audite el nombramiento del procurador general Daniel Soria alegando que “se cuestiona” su perfil y no haber cumplido con el requisito de haber ejercido la defensa jurídica del Estado antes de asumir el cargo.

MIRA: Abogado de Pedro Castillo y ministro de Justicia se reunieron antes de hablar sobre salida del procurador general

A través de un oficio, al que accedió Perú21, Torres señala que la designación de Soria como procurador es criticada desde el año 2020, pero solo cita una nota publicada por un diario local hace unos días. Bajo ese argumento requirió a la Contraloría General de la República “verificar la correcta aplicación de las políticas públicas, el uso de los recursos y bienes del Estado”.

Además alega que con esa decisión busca “contribuir al fortalecimiento de la transparencia y lucha contra la corrupción en los procesos de designación de los funcionarios públicos”. El titular de Justicia está cumpliendo con su amenaza.

La semana pasada, que antes de pedir públicamente la cabeza del procurador Soria, el abogado del presidente Pedro Castillo, Eduardo Pachas, se reunió con el ministro Torres en su despacho.

Pachas exigió que se “evalúe” la continuidad en el cargo de Soria, designado en febrero del 2020. Un requerimiento que fue atendido inmediatamente por Aníbal Torres.

Según el decreto que crea el Sistema de Defensa Jurídica del Estado, el mandatario designa al procurador por recomendación del ministro de Justicia y solo puede ser vacado por seis causales. La observación de Pachas no encajaría en ninguna de ellas.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Herrera Descalzi: “Salaverry de lejos no califica para el cargo”
El exministro de Energía y Minas mostró su preocupación ante la “designación política” de Daniel Salaverry como presidente de Perupetro, entidad que sería la encargada de renegociar los contratos de Camisea.