“He sido vilmente traicionado por mis asesores, por gente en quien  confié”, manifestó el congresista. (Perú21)
“He sido vilmente traicionado por mis asesores, por gente en quien confié”, manifestó el congresista. (Perú21)

"No ha habido maldad, no he buscado apropiarme de algo que no es mío". Fue así como el pasado 30 de agosto, el congresista reconoció que para sustentar su proyecto de ley contra la violencia a la mujer copió párrafos enteros de dos textos publicados por Perú21 sin citar la fuente.

Aquella vez, aparentemente arrepentido, el legislador aprista dijo ante las cámaras de televisión que no volvería a caer en este tipo de prácticas. "Me he equivocado, estaba pensando en mil cosas, no volverá a pasar", reafirmó. En ese momento, el tercer vicepresidente del Congreso ya había permitido el plagio en otros proyectos de su autoría.

Perú21 corroboró que en otras cinco iniciativas legislativas de Rodríguez se tomaron párrafos de publicaciones periodísticas y científicas; declaraciones de otros congresistas; y hasta se sustrajeron extractos de un artículo de Wikipedia para hacerlos parte de las exposiciones de motivo de sus proyectos.

Aunque dos de ellos fueron retirados el pasado 1 de setiembre, todos fueron admitidos en mesa de partes del Parlamento como un solo paquete, el pasado 15 de agosto. Los tres restantes ya pasaron a comisión y están a la espera de su debate.

SIN CRÉDITO

Ni el líder aprista Alan García se salvó del plagio de Rodríguez. Al sustentar el proyecto de ley que busca declarar de interés nacional la construcción del Tren del Pacífico, copió dos párrafos de un artículo que escribió el ex presidente García sobre el tema y que fue publicado en el diario Correo en noviembre de 2015. La Comisión de Transportes lo tiene en agenda para su discusión.

En la propuesta legislativa que plantea el retorno a la bicameralidad, no hubo reparos al tomar hasta cuatro párrafos de un artículo de opinión del abogado peruano Rafael Rodríguez Campos, publicado en su blog hace tres años.

"Si los congresistas y sus asesores no tienen dos dedos de frente para pensar en ideas propias, que al menos tengan la honestidad de citar a los que sí lo hemos hecho", lamentó Rodríguez Campos en comunicación con este diario.

En el caso del proyecto para conservar el Parque Arqueológico de Guañape (La Libertad), se apropió de la explicación científica que tres especialistas brindaron sobre conservación de espacios culturales en la revista española ArqueoWeb, en su edición de setiembre de 2005.

"Confié en mis asesores"

Al ser puesto en conocimiento de estos casos, Elías Rodríguez no pudo ocultar su malestar y reconoció, nuevamente, que cayó en la práctica ilícita.

"Asumo la responsabilidad de tener gente incompetente a mi lado, lamento el daño que me han hecho mis asesores; he sido vilmente traicionado por gente en quien confié. La verdad es que me siento muy avergonzado", expresó ayer a Perú21 el congresista desde Trujillo, ciudad en la que lanzó su candidatura a la Secretaría General del Partido Aprista.

El parlamentario admitió que su caso podría ser visto por la Comisión de Ética del Congreso, que precisamente se instala hoy, y señaló que de ser citado asistirá a dar sus descargos. "A donde tenga que ir voy a dar las explicaciones que sean necesarias, en cualquier escenario; no voy a dañar la imagen del Congreso", adelantó.

Sobre los dos proyectos legislativos que retiró en las últimas semanas, y en los que también se encontraron párrafos copiados, indicó que se vio obligado a hacerlo porque "eran iniciativas de gasto", razón por la que fueron rechazados de las comisiones a los que fueron derivados.

Uno de ellos postulaba crear la comisión al Bicentenario de la Independencia de Trujillo, el otro proponía habilitar cuentas de ahorro previsional. En ambos casos, con una simple búsqueda en Internet se podía comprobar el plagio.

Luis Galarreta: "Ética puede actuar"

El vocero de Fuerza Popular (FP), Luis Galarreta, indicó ayer a Perú21 que los casos de plagio en los que está envuelto Elías Rodríguez pueden ser investigados por la Comisión de Ética al estar involucrado el ejercicio congresal del legislador aprista.

"La comisión debe evaluará si este caso configura como parte del ejercicio del congresista; si es así, Ética puede actuar y citar al legislador, escuchar sus descargos para tomar una decisión, para determinar si hay o no responsabilidad del funcionario", explicó Galarreta, quien fue titular de este grupo de trabajo en el periodo 2006-2011 (primera legislatura).

El legislador fujimorista aclaró que para abordar la situación de Rodríguez en el Pleno del Legislativo tiene que demostrarse que los argumentos del parlamentario no fueron lo suficientemente convincentes.

"Aunque un asesor puede haber fallado, el responsable directo es el congresista al haber firmado un proyecto; sin embargo, Ética debe considerar cómo es que llegó a suceder esto, si este estuvo distraído y firmó sin ver o si fue un descuido deliberado", apuntó.

El parlamentario de FP consideró que, de comprobarse la responsabilidad del legislador Elías Rodríguez en los casos de plagios expuestos por este diario, el castigo puede ir desde una amonestación hasta una suspensión de las labores. "El congresista no puede desligarse de su responsabilidad, pero se puede demostrar un descuido", dijo.

Análisis: Citar para evitar el plagio

Es totalmente ingenuo pensar hoy, con la tecnología que nos trae Internet, que un plagio no va a ser detectado. Uno debe presumir que la intención no es copiar un texto, sino que se cae en un descuido al no citar la fuente. Cuando no se da el crédito, queda en evidencia que hay un trabajo legislativo deficiente, en donde los asesores son protagonistas porque son ellos los que redactan los proyectos de ley. Es claro que ningún legislador escribe esos documentos. El congresista propone las ideas y encarga el sustento a su equipo técnico. Los asesores son los que presentan al parlamentario la propuesta final para que este dé su aval. Pero el congresista sí es el responsable de verificar que el trabajo hecho sea idóneo. Si en el pasado un asesor ya comprometió a un legislador con un proyecto que no tenía las citas correspondientes, se deben hacer las advertencias oportunas. Y si se vuelve a caer en el mismo error, supone un gran descuido del equipo o que el congresista no ha sido lo suficientemente claro en dar las órdenes. Para evitar caer en plagios, lo único que se debe hacer es citar la fuente, poner comillas, dar el crédito a quien pensó en la idea. Ello no le quita peso al proyecto presentado, le da un mayor valor.

Por: Percy Medina. IDEA Internacional

TAGS RELACIONADOS