Movadef
Movadef

El pasado miércoles 10 de enero se llevó a cabo una mesa redonda titulada “Hacia una verdadera reconciliación”. La cita era en el hotel Riviera, en pleno centro de Lima, a cinco cuadras de la Dircote. Entre los asistentes se pudo observar a condenados por terrorismo, militares y policías en retiro acusados de haber cometido graves violaciones a los derechos humanos. El debate se organizó a propósito del indulto otorgado a y por la convocatoria de un gabinete bautizado como “de la reconciliación”.

El afiche que promocionaba el evento mencionaba como invitados al historiador Antonio Zapata, al abogado de , Alfredo Crespo, al congresista del Frente Amplio Humberto Morales, al ex abogado de Alberto Fujimori, César Nakazaki, entre otros. Salvo estos dos últimos, los demás sí asistieron. Perú21 se comunicó con Nakazaki, quien reconoció que lo llamaron, pero nunca aceptó participar. Consideró una falta de respeto que los organizadores colocaran su nombre en la publicidad. Por otro lado, intentamos recoger la versión del congresista Morales, pero no obtuvimos respuesta.

EN LO MISMO

El local se llenó rápido. La mesa de debate estuvo conformada por ocho ponentes y cada uno tuvo siete minutos para hablar.

Empezó Wilfredo Mujica, presidente de la Asociación Civil de Excarcelados Políticos del Perú. Se trata de un senderista que ya cumplió su condena. Según el ex agente del GEIN José Gil, Mujica es actualmente uno de los dirigentes del Movadef y del Fudepp.

“La reconciliación nacional no debe darse al margen del pueblo, de la situación real de miseria y hambre porque [de lo contrario] la gente se rebela ante lo injusto”, dijo Mujica en el foro.

Mostrando que no ha cambiado en nada su forma de pensar, calificó sin tapujos a los terroristas de “luchadores sociales” y a los miembros de este grupo sanguinario de Sendero Luminoso como “líderes que generan simpatías, solidaridad y seguidores”, mientras la mayoría del público asentía en señal de aprobación.

Otro ex condenado por terrorismo fue Carlos Turrín, hoy presidente de la Comunidad de Acción Pastoral Carcelaria. Este propuso una reconciliación basada en una “amnistía general” otorgada a terroristas y ex militares. Incluido, al detenido cabecilla del MRTA, Víctor Polay Campos. Además, mostró rechazo a la Constitución vigente y a las “leyes de apología al terrorismo”. Esta propuesta de amnistía fue secundada por el general en retiro Wilson Barrantes, quien agregó que debe recurrirse también a indultos.

Estuvo presente también el etnocacerista Fernando Bobbio, quien estuvo involucrado en el “Andahuaylazo” promovido por Antauro Humala, que tuvo como saldo la muerte de cuatro policías; y Alfredo Crespo, abogado del genocida Abimael Guzmán. Este último criticó la ley que excluye a condenados por terrorismo de participar en la política. Crespo afronta ahora una denuncia por el caso Perseo, que podría llevarlo a una condena.

Finalmente, cerró la exposición Antonio Zapata. El historiador rescató que hay avances en el proceso de reconciliación que implica reconocer errores cometidos, ofrecer disculpas a las víctimas y seguir adelante. A su vez, destacó la necesidad de estudiar si continúan presentes las situaciones que motivaron el levantamiento en armas de los grupos terroristas, Sendero Luminoso y el MRTA y, de ser así, la exigencia de revertirlas.