Varios investigados, entre ellos Keiko Fujimori, pidieron apartar a Richard Concepción Carhuancho del proceso. (Foto: Perú21)
Varios investigados, entre ellos Keiko Fujimori, pidieron apartar a Richard Concepción Carhuancho del proceso. (Foto: Perú21)

El titular del Juzgado de Investigación Preparatoria, , respondió a las críticas que recibe por sus decisiones de dictar prisión preventiva contra algunos de los investigados en los procesos a su cargo, entre ellos y antes el ex presidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia.

Aunque evitó hablar específicamente sobre estos investigados, sostuvo que maneja los casos con objetividad y aclaró que se trata de investigaciones complejas vinculadas a delitos de organizaciones criminales y no delitos comunes.

“Trato de ser ponderado en las decisiones, pero debe tenerse en cuenta algo muy claro. Quien habla no ve delitos comunes, no ve delitos de mediana intensidad, (veo) investigaciones seguidas contra presuntas organizaciones criminales, en donde tienen aparatos incluso de aniquilación, de sicarios”, afirmó en Ideeleradio.

Además, indicó que existe una campaña para desprestigiar su labor. “Creo que detrás de esto hay toda una campaña, no sé si orquestada, organizada, pero lo cierto es que hay una campaña que pretende caricaturizarme de alguna manera”, dijo.

Según comentó el magistrado, no se pueden considerar como críticas objetivas aquellas que provienen de los abogados de los investigados en los casos que tiene a cargo, como el de Fuerza 2011, agrupación liderada por , que es investigada por la fiscalía por el presunto delito de lavado de activos.

“Siempre dicen que ‘las decisiones del juez’, de mi persona, van en contra de lo que dice la academia, los especialistas, los juristas, y eso no es tan exacto. Es tan solo un sector de juristas que no está de acuerdo, pero sí me llama la atención las críticas de los abogados que defienden a los investigados de los casos que estoy viendo; eso no me parece tan objetivo que digamos”, explicó.

resaltó que “la crítica” es bienvenida, pero que “no se puede pretender disfrazar bajo el manto de la objetividad cuando hay un claro conflicto de intereses”. En ese sentido, manifestó que las críticas deben ser tomadas en su “real dimensión”.