Los maestros afiliados al Conare-Sutep de la región norte aprovecharon la invitación del presidente de la Comisión de Educación, , para protagonizar un escándalo en el hall de los Pasos Perdidos del Congreso, como respuesta a las críticas que recibieron de los parlamentarios por la huelga que ya lleva dos semanas.

El secretario de Lucha de este gremio magisterial, Victoriano Escobedo, acusó a los congresistas de las diversas bancadas políticas de apoyar la cuestionada reforma magisterial promovida por este Gobierno y no el aumento salarial.

Incluso, desconoció la autoridad del máximo dirigente del Sutep, René Ramírez, a quien lo calificó de traidor porque no defiende los verdaderos intereses magisteriales. A su turno, Ramírez replicó que los radicales promueven estos atropellos.