Extrañas movidas sobre caso del congresista Elard Melgar. (Perú21/Mario Zapata)
Extrañas movidas sobre caso del congresista Elard Melgar. (Perú21/Mario Zapata)

En su sesión del 17 de abril, la del Congreso decidió, por oficio, reabrir una investigación preliminar contra el congresista (FP), acusado de haber plagiado en su tesis para titularse como abogado en la Universidad Nacional José Faustino Sánchez Carrión (Huacho).

El 13 de abril, este grupo había decidido archivar el caso de Melgar luego de que la abogada Sandra Noblecilla, una de las víctimas del presunto plagio, retirara su denuncia contra el legislador. Sin embargo, lo que no se conocía era lo que motivó u obligó a Noblecilla a retirar su acusación.

La historia empieza el último 27 de enero, cuando Sandra Noblecilla envió su denuncia a la Comisión de Ética, tras enterarse, por la Revista Resistencia, que dos párrafos de su tesis que presentó a la Universidad de Piura habrían sido tomados por el congresista Elard Melgar para su trabajo, sin citarla.

El Calvario de la denunciante

Lamentablemente, esta decisión le costó a la abogada, que vive en Tumbes, ser blanco de llamadas de ciertas personas, quienes, según nos contó, la presionaron para que retire su acusación.

"Fue un acoso total, reiterativo. Me decían que retire mi denuncia, que cómo podíamos arreglar para que lo haga, hasta ofrecieron trabajo para mi esposo. Me sentí humillada e indignada porque se metían con mi familia", dijo Noblecilla a Perú21.

Pero la "presión más grande", según ella, llegaría después. Noblecilla cuenta que en la primera semana de marzo llegó hasta su centro de trabajo: la Corte Superior de Tumbes, un hombre que se identificó como Luis Sardi Coral. "No sé cómo supo dónde trabajaba, simplemente apareció y dijo que venía en representación del congresista *Elard Melgar*", narra.

Según la versión de la letrada, Sardi Coral, quien es asesor principal de la Comisión Agraria del Congreso, grupo al que pertenece Melgar, llegó al trabajo de Noblecilla con dos documentos. El primero era una carta en la que Melgar le decía a la abogada que detectó que ella, en su tesis, también incurrió en omisiones "similares a las que usted denuncia". De acuerdo con Noblecilla, Sardi le dijo que ellos también podían denunciarla. "Pero yo no he cometido ningún plagio", remarcó a Perú21 la denunciante.

El otro documento era más directo. "Este es para que puedas firmarlo", le dijo Sardi, según la abogada. Era un escrito ya redactado en el que Noblecilla desestimaba su denuncia contra Melgar, lo único que faltaba era su rúbrica. "Y lo firmé. Solo quería que se fuera de mi trabajo", dice. Pero ahora ella se arrepiente y exige justicia.

La Comisión de Ética retomará el caso de Elard Melgar, gracias a que la Universidad Nacional José Faustino Sánchez Carrión decidió retirarle su título de abogado al congresista. Aunque el informe de la casa de estudios no menciona plagio al justificar que "no cuenta con un software antiplagio respecto a los trabajos de investigación", sí menciona que "es el mismo bachiller (Melgar) quien ha afirmado haber omitido citar y referencias bibliográficas en su trabajo de investigación".

Pese a ello, el informe agrega sorprendentemente que "ese tipo de accionar no se encuentra regulado ni sancionado en las normas internas de la univesidad". Además, detalló que el propio congresista solicitó "el desisitimiento de su titulación", pero ellos decidieron anular de oficio el título de Melgar porque se "han incurrido en vicios".

DATOS

  • Elard Melgar negó a Perú21 que haya "enviado a alguien", pero en su carta a Noblecilla se indica: "El portador de la presente Sr. Luis Sardi Coral está autorizado para las coordinaciones necesarias". Añadió que nunca obtuvo el título de abogado.
  • Este diario intentó en varias ocasiones conocer la versión de Luis Sardi, pero no hubo respuesta.