El congresista nacionalista aseguró que no hay elementos que justifiquen que se le reabra una investigación por promover la reunión en el restaurante Brujas de Cachiche, donde se presionó a altos mandos de la Policía Nacional para que ejecutaran una acción de desalojo en la azucarera Andahuasi a favor del grupo Wong, escándalo que le costó el cargo de vicepresidente de la República.

El procurador anticorrupción se mostró a favor de que se vuelva a investigar al legislador oficialista, luego de que su hermano Miguel Chehade fuera condenado a cuatro años de prisión efectiva, por los delitos de corrupción de funcionarios y cohecho activo genérico en agravio del Estado, por este caso.

"Toda investigación que pasó por comisiones del Congreso de la República y han sido archivadas, como en mi caso, primero en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales y luego en la Comisión Permanente, se denominan cosa decidida. Salvo que hubiesen hechos o pruebas nuevas –que no es el caso– no se pueden reabrir, si no estaríamos violando la Constitución… a menos que sea una persecución política, que no creo", alegó Omar Chehade.

Chehade reiteró que este caso solo cometió un "error político" por el que "ya pagó", y que ahora busca reivindicarse desde su trabajo en el Parlamento. "Un error producto de la inexperiencia no puede sepultar a un político", anotó.

Además, sostuvo que según el abogado de su hermano, este se estaría entregando en las próximas horas a la justicia.