San Martín cuestionó la autenticidad de las grabaciones. (David Vexelman)
San Martín cuestionó la autenticidad de las grabaciones. (David Vexelman)

En la que el procurador del Ministerio de Defensa, Gustavo Adrianzén, el expresidente del Poder Judicial negó la veracidad del entre él, Juan Jiménez (entonces ministro de Justicia), Pedro Cateriano (agente peruano ante la CIDH por esa fecha) y la jueza Carmen Rojjasi, quien presidió la Tercera Sala Penal Liquidadora, para ver el juicio a los comandos Chavín de Huántar que participaron en el rescate de la embajada de Japón en 1997.

"Yo niego, como parte y como pauta de principio, una autenticidad categórica (del audio) (…) Cambiar una coma, una frase, una palabra le quita un sentido fundamental. No me pida que me acuerde de todo lo que ocurrió hace un año y medio", señaló el vocal supremo en el programa Agenda Política.

Por ello, San Martín no descartó la posibilidad de que las conversaciones propaladas hayan sido modificadas para darle otro sentido, y repudió la "cultura del chuponeo" ya que se difunden grabaciones bajo la justificación del "interés público".

"No sé si todo lo que se dice allí se ha transcrito, o si es cierto o no (…) He escuchado ese audio, que es bien borroso, pero otros ya lo han limpiado parcialmente. Hay muchas frases, muchos niveles entrecortados que son ininteligibles y que no se pueden decir de qué tratan", sentenció.