(USI)
(USI)

La detectó que el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas () ocasionó al Estado un perjuicio económico al de S/.40 millones, entre el 2009 y 2011, con la suscripción y ejecución irregular de un contrato con la empresa israelí GLOBAL CST LTD, para asistencia técnica en materia de seguridad, desarrollo de estrategias y entrenamiento del personal militar en el VRAE (hoy VRAEM) que nunca se realizó en los términos pactados.

La auditoría señala como principales responsables de este caso, por delitos de colusión y falsedad genérica, al personal militar que ocupaba en ese periodo los más altos cargos en el CCFFAA y exfuncionarios del Ministerio de Defensa.

La denuncia de la Procuraduría ante el Ministerio Público será vista por la Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios, por tratarse de un caso que involucra un delito grave, complejo y de repercusión nacional.

El informe señala que el CCFFAA suscribió el 20 de octubre de 2009 –cuando era ministro de Defensa Rafael Rey– un contrato para alcanzar los siguientes objetivos: Estructuración de un Grupo Nacional Contra Terrorismo; Diseño del Concepto Operacional Dinámico; Planeamiento Estratégico y Operacional en el Estado Mayor del CCFFAA; Entrenamiento y Reformas Organizacionales del CCFFAA y Entrenamiento de Comandos con miras a su despliegue operativo.

La capacitación y entrenamiento nunca se realizó según lo estipulado en el contrato, que mencionaba a israelíes especializados, plenamente identificados con nombres y apellidos. En su lugar, vino personal sin la experiencia para la labor acordada, en su mayoría jóvenes de entre 20 y 22 años.

IRREGULARIDADES La Contraloría halló que la resolución de la entidad castrense que aprobó las bases del servicio era un fraude. La versión original trataba sobre personal militar que presta servicios en Haití, como parte de los Cascos Azules. En tanto que en otra versión de la misma resolución (mismo número y fecha), se incorporó un artículo para aprobar las bases del servicio de asistencia técnica y capacitación en el VRAEM.

Asimismo, al momento de la firma del contrato (20 de octubre de 2009), la empresa GLOBAL CST LTD no se encontraba inscrita en el Registro Nacional de Proveedores. Fue gestionada su inscripción recién ocho días después (28 de octubre de 2009) por el propio CCFFAA, y no por su representante legal en el país.

Otra irregularidad a la firma del contrato es que no se presentó la Carta Fianza de fiel cumplimiento a la fecha de suscripción. Después de más de 15 días, el 6 de noviembre del 2009, se cumplió con este trámite, considerando como beneficiario al Ministerio de Defensa, cuando debió ser a nombre del CCFFAA, entidad contratante que cuenta con personalidad jurídica.

Según la normativa de contrataciones del Estado, el valor referencial debe incluir los impuestos. Sin embargo el CCFFAA asumió el pago de los impuestos a pesar que este debió corresponderle al proveedor GLOBAL CST LTD. Esto generó un costo adicional al contrato de más de S/.4.5 millones.