El suboficial de la Policía William Pingo Cienfuegos denunció que fue amenazado de muerte y pidió garantías para su vida, luego de que acusara a sus jefes policiales de la Sub Unidad de Acciones Tácticas () de presionarlo para que mintiera e involucrara a Palacio de Gobierno en el irregular resguardo policial a la casa del exoperador montesinista .

En este sentido, Pingo Cienfuegos negó que el mayor del Ejército Kenny Abuhadba, asignado a la Casa Militar de Palacio y encargado de la seguridad de , haya supervisado la protección a la vivienda de López Meneses, tal como figuraba en un .*

"Yo no puedo manchar el honor de ese señor (Abuhadba), ese señor nunca apareció", indicó el suboficial en Punto Final.

Pingo Cienfuegos denunció en declaraciones previas a La República que fue forzado por el coronel (jefe de la SUAT) Walter Arrué, por los comandantes Alfredo Marín Salazar y Milton Quipuscoea Peralta y por el mayor Paul Olaya ( jefe del Primer Pelotón de la SUAT) de mantener esta versión ante el exviceministro Iván Vega y el director de la Policía, general Jorge Flores Goicochea.

"Ellos (sus superiores de la SUAT) me presionaron nuevamente para decir que el mayor Abuhadba había controlado el resguardo en la calle Batallón Libres de Trujillo (vivienda de López Meneses) (…) Incluso me amenazaron de que me iban a dar de baja" contó.

Esto durante una reunión de emergencia realizada la madrugada del 21 de noviembre en la Dircote, a la cual lo llevaron sin previo aviso, sacándolo de su vivienda.

"Me trajeron de mi casa en una forma que me indigna. Ni a un delincuente se le trata así, más aún condecorado por la Policía Nacional", refirió para luego señalar que después logró reunirse con el general Flores Goicochea, a quien finalmente le confesó la verdad.

La Fiscalía Militar Policial investiga al suboficial a raíz de la del resguardo a la casa de López Meneses.