¿Qué pasó con los condenados por el caso Hugo Bustíos? (redaccion.lamula.pe)
¿Qué pasó con los condenados por el caso Hugo Bustíos? (redaccion.lamula.pe)

En abril de 2002, Margarita Patiño, viuda del periodista , declaró ante la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) sobre los hechos ocurridos el 24 de noviembre de 1988, día en que su esposo fue asesinado por militares del Ejército Peruano.

Según sus declaraciones, ese día, mientras acompañaba a su esposo a conseguir un permiso en la Base Militar de Castropampa para cubrir un asesinato cometido por Sendero Luminoso en Erapata (Ayacucho), vio un camión del ejército salir con seis militares vestidos de civil. Esto ocurrió minutos después de que el jefe de la base le contó a Bustíos que el terrorista "Sabino" lo acusaba de senderista.

"Quédate tú, espérame con el almuerzo", le dijo Bustíos a su esposa antes de partir a Erapata con su colega Eduardo Rojas. Minutos después, Patiño recibió una llamada de un testigo presencial del asesinato. "Maca, el Docto Don Hugo, ya no está, lo mató el Ejército, Ojos de Gato. Lo quieren destrozar, desaparecer", le dijo.

Cuando empezaron las investigaciones del caso Bustíos, lo primero fue identificar a todos los miembros de la patrulla, incluidos aquellos que no estaban presentes en el lugar del asesinato. Los militares usaban pseudónimos por razones de seguridad. La primera información con que trabajó la Fiscalía mencionaba a "Javier Landa" y "Ojos de Gato", cuyos nombres verdaderos eran: Víctor La Vera Hernández, jefe de la Base Militar, y Amador Vidal Sanbento, Capitán EP, respectivamente. Ambos fueron sentenciados en 2007 a 17 y 15 años como autores del delito de asesinato y tentativa de asesinato en agravio de los periodistas Hugo Bustíos y Eduardo Rojas.

Los testimonios de La Vera y Vidal ayudaron a conocer a los demás involucrados: Johny Zapata, alias "Centurión", un suboficial Rojas y , alias "Arturo", quien entonces era Jefe de Inteligencia de la base. Centurión falleció en 2010, jamás se identificó a Rojas, y el proceso continuó solo contra Urresti. En 2013 se abre investigación en su contra y en 2015, la Fiscalía formaliza su acusación.

SEMILIBERTADLa Vera Hernández y Vidal Sanbento debían salir de prisión en 2024 y 2022, pero en 2011, cuatro años después de ser condenado, a Vidal Sanbento se le concedió el beneficio penitenciario de semilibertad. Un año después, ocurrió lo mismo con La Vera.

La semilibertad permite que el sentenciado salga de prisión y cumpla fuera de la cárcel el resto de su pena, siempre que cumpla las reglas de conducta impuestas por el juez, no tenga otro proceso penal pendiente con mandato de detención y haya cumplido un tercio de la condena.

El propósito de esta figura legal es que el reo, si cumple con esos requisitos, pueda trabajar o estudiar fuera de prisión. De acuerdo con el abogado penalista Carlos Rivera, además de demostrar una buena conducta, el reo debe acreditar que tendrá un trabajo a partir del día siguiente de su excarcelación.

Hasta finales de 2013, la ley permitía que un condenado por homicidio se acogiera a este beneficio. En agosto de ese año, se modificó el artículo 48 del Código de Ejecución Penal y los sentenciados por este delito dejaron de tener esa posibilidad.

REPARACIÓN CIVILEn 2007, la Sala Penal Superior impuso una reparación civil al autor intelectual (La Vera Hernández) y al autor directo (Vidal Sanbento). Cada uno debía pagar S/.50 mil a los familiares de las víctimas. Ante ese monto, llama la atención que en la acusación al exgeneral Urresti, el fiscal haya solicitado S/.500 mil. Según el abogado penalista Rivera, los tribunales suelen rebajar el monto frente a lo solicitado por las partes.

En la actualidad, ninguno de los condenados por el caso Bustíos ha cumplido con el pago de la reparación civil. De acuerdo con el abogado de la Comisión de Derechos Humanos (COMISEDH), Hernán Barrenechea, el juez puede condicionar la semilibertad al pago fraccionado de la reparación civil según las posibilidades del interno. Basta que indiquen que tienen "voluntad de pagar". En estos casos concretos dijo que "están pagando, pero son pagos irrisorios de S/.100 o S/.10 cada mes".

Por Josefina Miró Quesada