La excongresista reconoció que “los parlamentarios no están sujetos a mandato imperativo y están legitimados a tener sus propias decisiones.
La excongresista reconoció que “los parlamentarios no están sujetos a mandato imperativo y están legitimados a tener sus propias decisiones.

La anunció en su “condición de fundadora y militante del Partido Morado” su renuncia irrevocable a su agrupación política a la que dijo que hoy desconoce. Además, cuestionó la nula comunicación sobre la unión de los congresistas electos por su partido a los parlamentarios de Somos Perú, cuyo candidato número 1 fue el expresidente Martín Vizcarra.

Lizárraga expresó que se enteraron de la unión de los congresistas electos por el Partido Morado, Susel Paredes, Flor Pablo y Edgar Málaga-Trillo, al Grupo Parlamentario Somos Perú a través de los medios de comunicación y redes sociales. “Desde que se dio el anuncio de dicha unión no he apreciado ni tomado conocimiento de manera oficial al interior del partido, ni en las redes sociales ni en los medios de comunicación que aquella hubiese sido previamente aprobada por los órganos directivos del Partido Morado”, cuestionó.

MIRA: Martín Vizcarra: PJ admite a trámite demanda contra JNE por excluirlo de proclamación como congresista electo

La exparlamentaria criticó la adhesión al grupo con el que postuló el expresidente Martín Vizcarra y sobre quien pesan investigaciones y denuncias por la presunta comisión de delitos contra la administración pública y una sanción de inhabilitación impuesta por el Congreso. “Más aún cuando el vocero de esa bancada ha declarado a medios nacionales que la bancada recibiría sugerencias del señor Martín Vizcarra”, resaltó.

“Desde mi posición de congresista integrante de la Comisión de Fiscalización y Contraloría en el periodo legislativo 2020-2021, en legítimo y necesario ejercicio de la función de fiscalización que le asiste a todo parlamentario, no fui condescendiente con el entonces gobierno presidido por el ex presidente de la República Martín Vizcarra Cornejo”, se lee en el comunicado de Lizárraga.

La excongresista reconoció que “los parlamentarios no están sujetos a mandato imperativo y están legitimados a tener sus propias decisiones. No obstante, en modo alguno ello puede suponer, en una democracia representativa, que los parlamentarios que fueron elegidos por una organización política, no tengan un mínimo nivel de coordinación con la organización política. Los partidos políticos deberían ser vistos como meros trampolines o herramientas para alcanzar metas personales, ni de los actuales congresistas ni de los dirigentes del partido, expresó.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

¿Milicias o rondas urbanas? Lo que pretende el gobierno de Pedro Castillo
Luego de que el primer ministro, Guido Bellido, apareciera en el Cusco con su guardia de ronderos, en Lima empezaron a publicarse carteles de academias para capacitar e integrar rondas urbanas.