notitle
notitle

Fue su abogado durante muchos años. Hoy, , coordinador del Área Legal del Instituto Libertad y Democracia (IDL), toma distancia de la aspirante a la primera vicepresidencia por el Partido Nacionalista, Susana Villarán, y lamenta su "aventura política" con Daniel Urresti, un personaje al que califica como un "advenedizo en política que dice cree que porque tuvo su cuarto de hora en el Ministerio del Interior cree que puede ser presidente".

Esto es lo que declaró Rivera en entrevista concedida a Perú21:

¿Cómo recibe la postulación de Susana Villarán en la plancha presidencial que encabeza Daniel Urresti?Entre consternado pero más que todo profundamente decepcionado, Susana Villarán es un personaje de mayor trayectoria en el mundo de los derechos humanos. En la década del 90 fue secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y era un personaje emblemático en este tema. Más allá de que haya iniciado una carrera política, ella surge a la palestra pública desde el mundo de los derechos humanos. Por eso nuestra decepción es mayúscula, porque aunque diga que quiere luchar contra el fujimorismo no compartimos la idea que esa lucha tenga que ser en alianza con una persona que tiene las manos manchadas de sangre con el periodista Hugo Bustíos.

Ella sostiene que Urresti es inocente y que no es autor mediato ni material de ese crimen…Ya que le queda, si ya está embarcada en una aventura política con Urresti. Sería un poquito contradictorio aliarse con Urresti y decir que es culpable de un crimen de lesa humanidad. Creo que Susana Villarán ha tomado una lamentable decisión, que no ha sabido apreciar que este caso contra Urresti por el asesinato del periodista Hugo Bustíos no es un hecho aventurero ni una iniciativa de venganza, en absoluto, sino el ánimo de hacer justicia de su esposa e hijos en un esfuerzo que vienen desarrollando desde hace mucho tiempo atrás, cuando él era una persona que nadie conocía, cuando no era personaje público.

¿Cree que en su postura han primado los intereses personales sobre los principios?Sin duda. Ya estamos en un terreno donde solo es posible hablar de intereses políticos, más allá de los intereses de combate a una organización que ella ha calificado como una organización vinculada a la corrupción de los años 90. Igual es un terreno sumamente movedizo porque no se puede justificar la lucha contra algo que ella pretende combatir, como es la corrupción y la violación a los derechos humanos, aliándose con una persona como Urresti, acusada del delito más grave del panorama penal de un país, además del delito de violación sexual en agravio de la señora Rodríguez Chipana. (…) Urresti no es una plataforma democrática para luchar contra nadie.

Villarán también ha salido en defensa del presidente Humala por el caso Madre Mía indicando que la justicia lo declaró inocente.La justicia no lo declaró inocente, solo dijo que no había evidencia de que haya tenido participación en estos hechos delictivos; pero también hay que recordarle a Susana Villarán que la propia Coordinadora de los Derechos Humanos presentó una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por estos mismos hechos. Así que no es que hayamos pasado por agua tibia el tema; y ahí está pendiente de alguna revisión en algún momento determinado.

Villarán ha tenido frases bastante duras contra el fujimontesinismo que ella considera representado por Keiko Fujimori. ¿Tiene autoridad para hacerlo ahora que integra la plancha nacionalista?No dudo que ella mantenga una posición firme confrontada con todo lo que significa el fujimorismo, pero eso queda licuado, invalidado cuando forma parte de una candidatura como la de Urresti que no es un personaje democrático. No solamente es un advenedizo en la política que porque tuvo su cuarto de hora en el Ministerio del Interior cree que puede ser presidente, sino que sus formas de hacer política son absolutamente negativas.

A nosotros nos ha calificado de carroñeros para arriba, es su forma de hacer política. Si a eso le suma que está involucrado en crímenes de lesa humanidad, de violación sexual, eso lo descalifica para ocupar cualquier cargo público. Cuando escucho a Susana Villarán decir que Urresti es inocente yo siento un poco de vergüenza también porque la persona tiene derecho a embarcarse en la aventura política que quiera, pero eso no puede hacer que pretenda negar crímenes que la Fiscalía y la Comisión de Derechos Humanos han acreditado fehacientemente.

¿Tiene autoridad para calificar de traidor a Vladimiro Huaroc por su pase al fujimorismo?Eso pasa a un segundo plano. Huaroc no tiene la trayectoria que tuvo Villarán en el tema de derechos humanos. Ha sido un personaje de segundo o tercer nivel y claro que ha actuado de manera bastante oportunista para limpiarle la cara al fujimorismo, pero para mí es mucho más grave lo que ha ocurrido con Susana Villarán. Es un hecho lamentable que muestra que lo que criticaba en Lourdes Flores, en Huaroc, en el fujimorismo también ocurre desde posiciones que se consideran más democráticas, lamentablemente.

Por: Patricia Quispe (pquispe@peru21.com)