Carlos Morán: “Sendero Luminoso está vivo, reciclado y pretende instalarse en la política” [ENTREVISTA]

Ministro espera que el juicio por el denominado caso Perseo culmine con la pronta condena de los implicados.

autoridad. Morán dice que están trabajando en la identificación de los infiltrados en gremios.

Autoridad. Morán dice que están trabajando en la identificación de los infiltrados en gremios. (GEC)

Autoridad. Morán dice que están trabajando en la identificación de los infiltrados en gremios. (GEC)

Cecilia Valenzuela
Cecilia Valenzuela

Después de haber dejado una estela imborrable de terror y causar graves daños a la sociedad peruana, remanentes de Sendero Luminoso (SL) aún buscan recuperar poder y llenar las calles de violencia. El ministro Morán dice que la lucha frontal contra la corrupción será la mejor medicina para que los jóvenes se alejen de ellos y pierdan adeptos. Enumera las movilizaciones en las que se infiltraron para sembrar terror.

Sendero Luminoso (SL) está convertido en Movadef y en otros grupos que ahora pretenden mostrar un rostro político y hacer política, pero, en realidad, desde el concepto de la violencia social. ¿Qué medidas va a tomar su ministerio para tener información de los planes de estos grupos?
Efectivamente SL, después de que fuera derrotado militarmente, pasó a una etapa de reestructuración interna. Estoy hablando de la línea de Abimael Guzmán, que contemplaba reconstituir su organización política a través de estos organismos generados como Movadef, el Fudepp y otros más que articulan trabajo con el magisterio y otros gremios. Yo no pretendo calificar a los gremios que se forman por un fin altruista sino a la infiltración que hacen estos elementos en estas organizaciones, básicamente para tomarlas e inclinarlas a sus intereses.

¿Se refiere usted al Sutep-Conare, por ejemplo?
Sí, es un ejemplo claro, pero no podemos estigmatizar a todo el gremio docente. La Dircote hace un trabajo muy interesante de monitoreo y seguimiento de las actividades de estos personajes (infiltrados). Tengo conocimiento de primera mano de que el trabajo está avanzado, pero por razones obvias no podemos revelar los detalles de esta operación reservada porque podrían atribuir que les están haciendo seguimiento y eso está muy lejos de la realidad, pero estamos preparados para eso.

¿En qué lugares están localizados, además de la periferia de Lima?
Bueno, su infiltración es en universidades, colegios, gremios, en estas protestas justas de la población pidiendo reivindicación laboral, en estos movimientos LGTB que tienen su reclamo justo. Asumen las banderas de reivindicaciones de toda agrupación que reclama algo al Estado, a la sociedad.

¿Y cuál es su objetivo de infiltrar estas manifestaciones?
Ganar adeptos y ganar simpatías a su causa.

¿Cómo se manifiestan?
Porque asumen esas banderas de lucha y pretenden de una u otra manera que se subvierta el orden público, porque queman llantas cuando hay movilizaciones, marchas... Como le digo, no se pretende estigmatizar las marchas, sino la infiltración que hacen a través de estos organismos.

¿Es cierto que SL infiltró la protesta de los comerciantes de La Parada cuando fueron trasladados, hace ya varios años, al Mercado de Santa Anita?
Sí, había una información al respecto. Yo estaba en el retiro, pero sí tuve conocimiento de que había personajes ligados con el terrorismo que habían sido condenados y habían obtenido su libertad por el cumplimiento de su pena.

¿Los ciudadanos cómo podemos darnos cuenta de que SL se ha infiltrado?
Por ejemplo, en esa marcha que hubo para reclamar la instalación de una garita de peaje en Puente Piedra también hubo presencia de “colectivos” que tenían posiciones beligerantes, muy cercanas a SL; (también), por ejemplo, en el mausoleo en Comas asistían personajes que habían tenido pasado terrorista. Esto para nosotros es un indicativo fuerte de que SL está vivo, está reciclado, y pretende instalarse en la arena política pero sin renunciar para nada a su discurso violentista.

Y a lo que ellos llaman “el pensamiento Gonzalo”.
Sí, claro, ellos se asumen como seguidores del pensamiento Gonzalo y toda su prédica ideológica contraria al Estado de derecho.

En ese sentido, ¿cuán importante es el juicio por el caso Perseo?
Felizmente que ahora la Fiscalía ha logrado llevarlos a un juicio, pero esto responde a la necesidad de que el Estado peruano, de una vez, pueda encontrar una estrategia sólida, jurídica, bien fundamentada, para que estas personas, sometidas a un debido proceso, puedan ser eventualmente condenadas. Eso es a lo que nosotros aspiramos como tal sin caer en ese sanbenito de que estamos persiguiendo por sus ideas, sino que estamos persiguiendo por su filiación, su pertenencia, a una organización que no ha renunciado, que no ha pedido perdón a las víctimas del país, y que en un futuro pretende reinsertarse en la sociedad peruana y seguir con su prédica violentista. La historia no se puede volver a repetir. Hace años, antes de que SL incursione en su discurso violentista, tuvo también desavenencias con la izquierda tradicional que siguió un camino más democrático, y SL con Abimael Guzmán en Huamanga apostó por la violencia armada. Este camino supuso un trabajo político fuerte de adoctrinamiento de estudiantes, de profesores, y más adelante se embarcaron en esa aventura que le ocasionó mucho daño a nuestro país.

¿Y están haciendo lo mismo en este momento?
Claro, están haciendo lo mismo. Estamos en otro escenario, estamos en otro tiempo, pero las circunstancias son casi similares. SL en su discurso político siempre decía que esta sociedad, este Estado, esta democracia era una democracia de papel porque las autoridades eran corruptas, las autoridades se enriquecían a costa del sufrimiento del pueblo, y lo que estamos viendo ahora, y lo que hemos visto ahora con estos ejemplos de megacorrupción, le podrían dar la razón a ellos en su afán de captar a jóvenes desinformados. Por eso el Estado peruano tiene que actuar y estoy de acuerdo con el presidente Vizcarra -por eso estoy en su gabinete- en luchar frontalmente contra la corrupción venga de donde venga. La corrupción tiene que ser atacada desde su raíz y la justicia tiene que hacer su papel.

tarea pendiente. En el Vraem se produce casi el 75% de la cocaína del Perú, asegura.

Tarea pendiente. En el Vraem se produce casi el 75% de la cocaína del Perú, asegura. (PNP)

Tarea pendiente. En el Vraem se produce casi el 75% de la cocaína del Perú, asegura. (PNP)

NARCOS: ATACARÁN DE RAÍZ

No es un secreto que el frondoso valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) aún ve postergado su progreso por la presencia de los narcoterroristas que lo han tomado. En este extracto de la entrevista que concedió a nuestra multiplataforma, el ministro Morán sostiene que apunta a aplicar en esa zona lo logrado en el Huallaga.

¿Cómo abordar la corrupción? Empecemos con el tema del narcotráfico, por favor.
El tema del narcotráfico está muy unido íntimamente con la corrupción. Un eje fundamental de mi política va a ser atacar la raíz de este problema. Soy consciente de que va a ser difícil, pero tenemos que empezar. Ya sabemos que el tráfico de drogas es un elemento desencadenador de todo lo que pasa en los puertos, en las grandes ciudades, porque está aparejado a otras modalidades delictivas como el sicariato y el control de las zonas. El Callao es un ejemplo, en otros puertos del país también algo parecido pasa.

¿La violencia se ha incrementado?
La violencia, la trata de personas, el lavado de activos… Y para eso vamos a fortalecer una política fuerte en el Vraem que es el principal centro de producción de droga del país.

¿75%?
Producimos actualmente, de acuerdo a la estadística que nos ha pasado Estados Unidos, casi 493 toneladas métricas de producción estimada.

¿Este año?
El año 2017. De esa cantidad, el Vraem produce 350 toneladas métricas, hemos aumentado casi 90 toneladas métricas en un año y falta la medición de 2018. Esa es una realidad. Esta es nuestra línea de base. Esta droga se exporta por puertos, carreteras, fronteras, por vía aérea. Ingresan avionetas al espacio aéreo y trasladan a otros países como Brasil, Bolivia, Paraguay, Argentina... ¿Qué tiene que hacer el Estado? ¿Qué va a hacer el sector? Tengo unas reuniones próximamente con el Comando Conjunto y vamos a hacer una estrategia integral para atacar el problema en el Vraem, porque no solo es el tráfico de drogas, sino también los remanentes terroristas de los Quispe Palomino. Ese es otro tema. El apoyo sostenido que tiene de estas mafias de narcotraficantes es una realidad.

¿Los Quispe Palomino son un factor subversivo, pero también son los mercenarios de los narcotraficantes del Vraem?
Sí, tienen una gran cuota de responsabilidad en el trasiego de la droga, en la producción, en el transporte y en el ingreso de insumos químicos. El tema es que la estrategia tiene que ser articulada con Devida, con otros sectores del Estado peruano para ingresar, para interdictar, pero también para llevar desarrollo porque sin participación del Estado conjunto, no podemos avanzar mucho.

¿Y en esta propuesta integral de luchar contra el narcotráfico en el Vraem, de independizar una zona como el Vraem que es el corazón energético de nuestro país y que está tomada, como si fuera un territorio liberado por estas bandas de delincuentes, está el Gobierno? ¿Es decir, tiene usted todo el respaldo? Es fundamental reunir Fuerzas Armadas, instituciones, Policía, y poder llegar y sentar presencia del Estado, darle seguridad a la inversión limpia, legal, que debería llegar a la zona para poder exterminar la otra.
Cuando he conversado con el presidente Vizcarra, una política de gobierno es atacar el Vraem, atacar pero no con FF.AA. o Policía, sino el problema mismo del tráfico de drogas desde su raíz. Esto conlleva también hacer una tarea de reducción de cultivos. Yo quiero dar un mensaje de tranquilidad: nosotros no estamos atacando al agricultor, el que con su trabajo provee de la materia prima que, combinada con el insumo químico, produce droga. De por sí la planta de la coca no es algo malo, la acción del hombre la convierte en un elemento nocivo para la sociedad, y estos elementos son los que multiplican su valor cuando salen al extranjero. Y acá el dinero se queda en el extranjero o se queda con lavadores de activos. Entonces, este dinero va ingresando al circuito financiero limpio, lavado, y se generan riquezas espectaculares que tenemos que detectar e identificarlas. Ese es el trabajo de la Policía. Pero, como te decía, no es un trabajo represivo, tiene que ser un trabajo inteligente para identificar a estas bandas de narcotraficantes, para judicializarlos y cortarles de una vez el apoyo financiero a estos remanentes senderistas. Esta estrategia se aplicó en el Huallaga, obviamente que demoró, pero al final ‘Artemio’ fue capturado descalzo, sin seguridad y solo, después de tener un gran ejército, una gran milicia armada, con apoyo de narcotraficantes, de autoridades y de dirigentes cocaleros. Fue atrapado escapándose, mal herido. Así acabó un líder fundamental de SL en el Huallaga durante los años 90. A eso apostamos.

¿Y se ha vuelto a sembrar coca en el Huallaga o se ha podido proteger los cultivos rescatados y esta reorientación de los agricultores, más bien, por alternativas como el cacao o la palta? ¿Qué se ha logrado?
Mira, de las 16 mil hectáreas de coca que tenía el Huallaga hace 10 años, con no presencia del Estado, no erradicación, estamos asistiendo a otra realidad. No se ha solucionado el problema concretamente, pero los cultivos se han reducido dramáticamente. A eso aspiramos en el Vraem. Nosotros, como gobierno, tenemos que entregar a 2021, al bicentenario, una zona más pacífica con menos cultivos, con presencia del Estado, y con desarrollo económico, que es fundamental.

DATO

- En 2017, según estadísticas que posee Estados Unidos, el Perú produjo 493 toneladas métricas de cocaína. De esa cantidad, el Vraem produce 350 toneladas métricas, es decir, casi el 75%.

Ir a portada