nuevo presidente del directorio de Graña y Montero, Augusto Baertl.
nuevo presidente del directorio de Graña y Montero, Augusto Baertl.

Augusto Baertl Montori asumió la presidencia de , a los 73 años, en abril de 2017. Su objetivo era cambiar la imagen de la empresa, que vertiginosamente se deterioraba. Era una labor que parecía imposible, pues la Fiscalía la investigaba por haberse aliado con la corrupta Odebrecht para adjudicarse obras públicas de manera ilegal.

Tres años después, y ante irrefutables evidencias de corrupción, Baertl ha tomado quizás la decisión más importante para esa compañía: cambiarle el nombre y empezar de nuevo, pidiéndoles perdón a los 17 mil trabajadores de la constructora, y a la ciudadanía por su comportamiento y comprometiéndose a pagar hasta el último centavo de la reparación civil que le vaya a imponer el Estado.

¿Por qué se han demorado tanto en pedir perdón si ya se sabía de los problemas de la empresa desde hace tres años?

Nosotros no sabíamos, como nuevo directorio, que se hubieran dado actos ilícitos. Entramos confiados en que la empresa no estaba involucrada en este tipo de actividad. Nos tomó casi 18 meses detectar información que lamentablemente confirmó que se habían dado y, al tomar conocimiento de ella, acudimos a la Fiscalía como correspondía para entregarla a los fiscales. Y solicitar, por tanto, ser considerados como aspirantes a colaboradores eficaces. A partir de ahí estuvimos sujetos a un silencio legal que ha terminado el 27 de diciembre último en que, luego de haber trabajado intensamente con la Fiscalía y colaborado de nuestra parte, hemos llegado a suscribir un preacuerdo de colaboración eficaz.

Más allá del cambio de nombre e imagen, ¿qué nos garantiza un cambio real en el manejo de la empresa?

Desde el día que entramos como nuevo directorio, acompañando a una nueva administración, sacamos un manifiesto público a todo el país. Un 10 de mayo de 2017 salimos en todos los diarios y medios de comunicación comprometiéndonos con la verdad, integridad y transparencia. Hemos celosamente respetado ese compromiso y, a partir de ahí, hemos buscado hacerle una reingeniería profunda a la empresa. Hoy la compañía tiene una estructura patrimonial diferente. Tiene nuevos accionistas, y ambos grupos –uno chileno y uno peruano– están ya con sus representantes en el directorio. Hemos implementado un sistema de buen gobierno corporativo muy sólido, con estándares internacionales. Hemos disminuido hasta en un 50% una deuda muy elevada que tenía la compañía en el momento que tomamos el mando. Hemos fortalecido el equipo humano con una serie de nuevos elementos que hoy día nos permite mostrarle al país un sistema balanceado de poder entre la administración y los sistemas de control. Así podremos garantizar que lo que sucedió no vuelva a pasar.

Vemos que dentro de la plana gerencial continúan altos gerentes que ya laboraban en la empresa hace muchos años.

Mire, la gente buena continúa con nosotros. Algunas personas que hoy dirigen la compañía han estado desde antes acompañando a los directivos que hoy no están. Pero eso no quiere decir que hayan estado coludidos.

En el nuevo directorio vemos a Roberto Abusada, una persona sumamente cercana al señor José Graña. ¿Es correcto que continúe en el cargo?

Roberto Abusada, al igual que Pedro Pablo Errázuriz en Chile, son personas profesionales que actúan en el directorio profesionalmente. Y sí, Abusada representa el paquete de acciones que tiene la familia Graña. Tienen derecho a tener un director.

¿Qué porcentaje conserva la familia Graña tras la inyección de capital que han hecho?

Se ha reducido al no haber participado en el último aumento de capital. Ahora tiene un 19%.

¿Cómo se ha visto perjudicada la empresa en términos de personal?

La empresa no ha hecho reducción de personal. Para poder enfrentar y cumplir sus compromisos, especialmente en el aspecto financiero, ha tenido que vender activos. Y eso ha hecho que determinados negocios no estratégicos del grupo hayan sido vendidos y con estas empresas se ha ido el personal que trabajaba.

¿Qué activos de GyM se han vendido?

GMD (empresa del grupo especializada en servicios de tecnología de información y telecomunicaciones) y Stracon GyM (empresa de servicios de operación de mina) que también involucraba mucha gente. Esos son los dos principales.

¿Y en términos de contrataciones, cómo ha sido el 2019?

Hemos contratado obras por casi 1,000 millones de dólares. Y hemos ejecutado obras por más de 1,200 millones de dólares.

¿Todas son con el sector privado?

Sí, todas son con el sector privado.

¿Son obras en el Perú o en el extranjero?

El grupo tiene una filial en Colombia, Morelco; una filial en Chile que se llama Vial y Vives; y las empresas que tiene en el Perú. En Chile estamos muy activos, especialmente en minería. Estamos en dos minas de BHP, la empresa minera más grande del mundo. Estamos (con BHP) en La Escondida. Estamos en Spence. Y también en la construcción de la mina Quebrada Blanca de la minera Teck de Canadá, estamos en una planta de celulosa.

¿Y en el Perú?

Destaca Quellaveco. En el aspecto minero, estamos construyendo para Anglo American este proyecto que es muy grande. También en Mina Justa para Minsur. Y estamos en Talara, hemos terminado el contrato con Técnicas Reunidas por la construcción de la refinería y ahora estamos acompañando a Cobra en la construcción de unidades auxiliares en Talara. Además, estamos con Aceros Arequipa, estamos en varios hoteles y somos la primera empresa en construcción de vivienda de interés social, destacando nuestro proyecto en Comas. Hay una vastedad de obras que se han realizado el año pasado y que van a continuar este año.

Estas son obras con el sector privado. ¿Planean contratar con el sector público?

Preferimos con el sector privado.

¿No hay planes para contratar con el sector público?

Como es de comprender, en todo este proceso existe cierta resistencia política por trabajar con la empresa y preferimos, mientras tanto, respetar esa situación y dedicarnos a trabajar con el sector privado.

El fondo de inversión brasileño IG4 Capital había anunciado interés en comprar una participación en Graña. ¿En qué ha quedado esto?

Tal como lo mencionas, (IG4 Capital) ha anunciado que tiene un interés en comprar acciones de otro accionista y, por lo tanto, cuando tomen la decisión de comprar y llegar a un entendimiento, se hará la compra. Y bienvenido sea. Pero realmente es una decisión entre el vendedor y comprador. La empresa lo único que hace es facilitar la información para que el comprador pueda tomar una decisión.

¿Para cuándo tendrán un nuevo nombre?

Este proceso simple de bajar el nombre (del edificio) es un acto que nos ha permitido pedir perdón como empresa a todos los peruanos, e iniciar este proceso de cambio de identidad que nos conducirá a un nuevo nombre.

¿Todavía no tienen un plazo estimado?

No tenemos un plazo específico, pero en el futuro próximo el nuevo nombre lo revelaremos.

¿Qué les diría a los peruanos que consideran que cambiar el nombre y logo no es suficiente para lavar la cara de la empresa? Incluso Odebrecht quiso hacer lo mismo, pero no es suficiente.

Definitivamente, un cambio de nombre no es suficiente. Creo que lo que hay que examinar es qué se ha hecho en esta estructura empresarial. Hoy hay una reingeniería completa que permite ofrecerle al país una nueva empresa. Serán nuestros actos en el futuro los que le puedan garantizar al pueblo peruano la estricta corrección de la administración.

“Colaboraremos con la justicia”

¿Qué significa el preacuerdo alcanzado con la justicia y qué falta para llegar a concretarlo?

El preacuerdo es confirmar la satisfacción de la Fiscalía en que la documentación que la empresa y la información que ha podido recabar y entregar es de importancia como para llegar a un acuerdo final en un plazo perentorio, en este caso, de 60 días hábiles a partir del 27 de diciembre. Es decir, se ha confirmado que la actuación de la administración, del directorio actual, ha trabajado duramente con la Fiscalía aportando información valiosa para que determine los actos y las personas que han participado en esos actos ilícitos.

¿Es un acuerdo como empresa o también involucra a directivos?

Este es un acuerdo como empresa que no involucra a los exdirectivos de la compañía.

Quienes tienen sus propios acuerdos...

Entendemos que tienen sus propios trámites y expedientes con la Fiscalía.

¿A qué se compromete la empresa con la Fiscalía?

Este acuerdo, más que un compromiso, es un reconocimiento a lo que la empresa ha venido haciendo. Obviamente también hay compromisos. En primer lugar, retiramos nuestra solicitud al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) de arbitraje por reclamos al Estado del pago por los activos que la empresa invirtió en la construcción del Gasoducto Sur Peruano. Nos comprometemos a seguir colaborando con la justicia brindando toda la información que podamos detectar en el futuro al respecto.

¿Se ha establecido algún tipo de fideicomiso o montos para la reparación civil?

Desde 2018, desde que detectamos algunos actos ilícitos, actuamos no solo contribuyendo con información sino abriendo un fideicomiso y depositando garantías para poder asegurar al Estado el pago de la reparación civil por lo que pueda haber sido la participación de la empresa en el caso Club de la Construcción, IIRSA Sur y Metro de Lima.

¿Y el caso Gasoducto?

Ha aparecido este año información con respecto a seis directivos que han reconocido responsabilidad en el proyecto Gasoducto. Por lo tanto, Graña y Montero ha tenido que reconocerlo también (culpabilidad). Este proyecto ha sido incluido en el preacuerdo alcanzado en 2019.

DATOS

- Augusto Baertl asumió la presidencia del directorio del grupo Graña y Montero desde el 31 de marzo de 2017. Es ingeniero de minas de la Universidad Nacional de Ingeniería y ha llevado programas de posgrado en Harvard Business School y Northwestern University.

- Por 30 años, ocupó distintos cargos en la compañía Minera Milpo, como director gerente general, gerente de operaciones y superintendente de mina.

- También es presidente del directorio de Agrícola Chapi y miembro del directorio de Alturas Minerals, entre otras.