El expresidente salió bien librado. La denuncia en su contra por presunto peculado doloso y colusión desleal durante su gobierno fue archivada y no fue apelada por la Procuraduría Anticorrupción.

Según informó América Noticias, el fiscal Andrés Montoya Mendoza decidió archivarla 10 días después de haberla recibido, el pasado 17 de julio. El expediente había pasado antes por el Congreso y el Ministerio Público.

La denuncia fue presentada en el 2006, por supuestos gastos injustificados de Toledo, como viajes con personas no autorizadas, gastos en licor, en artículos de belleza, y una transferencia de 200 mil soles al despacho de la primera dama.

En su defensa, el exmandatario solo respondió: "A mí no me llega la plata sola, yo me la gano, así que a mí no me vengan con esa vaina".