El congresista Julio Rosas, de Concertación Parlamentaria, dijo que Marco Arana estaba renegando de su religión al defender el enfoque de género. (Foto: Congreso)

Los congresistas (Frente Amplio) y Julio Rosas (Concertación Parlamentaria) protagonizaron un incidente durante las primeras horas de la interpelación a la ministra de Educación, .

cuestionó los motivos por los cuales las organizaciones y bancadas cuestionan el enfoque de género implementado por el Ministerio de Educación.

"Este debate no es sobre una 'ideología de género', sobre las ONG, porque si de ONG quieren hablar, ¿quiénes están financiando a quienes se han querido atribuir que están salvando a la familia? Los financian organizaciones vinculadas al Opus Dei, al Sodalicio, a iglesias evangélicas, fondos de magnates también de Estados Unidos o de otros países", señaló Arana durante su participación.

Esta frase ocasionó la respuesta de Julio Rosas, quien pidió una interrupción a Mauricio Mulder, de la Célula Parlamentaria Aprista, para cuestionar a .

"El congresista Arana, frustrado de su propia religión, ha venido a insultar y violentar la Constitución, que me ampara a mí y a muchos otros cristianos evangélicos y fieles católicos que no debemos ser insultados ni discriminados por nuestra religión", comentó.

"¿Qué culpa tenemos los cristianos evangélicos de quien ha renunciado a su religión?", añadió.

Marco Arana respondió por alusión, luego de una breve llamada de atención del segundo vicepresidente del Congreso, Segundo Tapia, quien pidió que dejen de hacer comentarios con alusiones para poder seguir con el debate.

"Yo no he aludido en términos personales y menos he injuriado ni proferido calumnias. Yo no he apostatado de mi religión, tengo la resolución de la Santa Sede sobre mis derechos plenos como católico practicante. Está mintiendo este señor (Julio Rosas)", manifestó.

"Lo que he dicho es que los luteranos, anglicanos, metodistas evangélicos no son fundamentalistas. No son como pretender  (quienes usan) el terror y el miedo y dinero de fundaciones ultra fundamentalistas", fue lo último que pudo indicar antes de que se cortara su micrófono y se siguiera con el debate por la interpelación a la ministra .