José Chávez, padre de uno de los policías asesinados en el ‘Andahuaylazo’, exige que Humala cumpla toda su condena. (Foto: César Campos)
José Chávez, padre de uno de los policías asesinados en el ‘Andahuaylazo’, exige que Humala cumpla toda su condena. (Foto: César Campos)

A José Chávez aún se le quiebra la voz cada vez que habla de su hijo, el teniente PNP Luis Chávez, quien fue asesinado por los etnocaceristas en el ‘Andahuaylazo’. Algunas veces, el padre de 71 años no puede contenerse y deja caer sus lágrimas. Han pasado 15 años, pero él todavía lo siente como si hubiera sido ayer.

En enero de 2005, la comisaría de Andahuaylas había sido tomada por 160 etnocaceristas al mando de Antauro Humala. Se manifestaban en contra del entonces presidente Alejandro Toledo y pedían su renuncia. El motín dejó cuatro policías muertos; por ese delito, el Poder Judicial sentenció a Humala a 19 años de cárcel.

Algunas fotos del fallecido teniente ya no están colgadas en las paredes de su casa, en la urbanización San Diego, en San Martín de Porres, para no evocar recuerdos tristes. Incluso su madre evita pasar los días bajo ese techo.

PROPUESTA DE AMNISTÍA

El dolor de esta familia podría ser aún peor en los próximos meses si el partido Unión por el Perú (UPP) –que entraría al nuevo Congreso con al menos 17 curules, según cifras de Ipsos-AmericaTV– alcanza su principal objetivo: liberar a Humala.

“Si se lograra, volveríamos al 2 de enero de 2005, regresaríamos adonde se produjeron todos estos hechos lamentables para el país y sobre todo para nuestras familias”, reclama, indignado, José Chávez.

Los miembros de UPP, aliados del cabecilla etnocacerista, han manifestado abiertamente esta posibilidad, pues, según ellos, Humala es un “preso político”.

Virgilio Acuña, virtual congresista por Lima y financista de Humala, adelantó que el primer proyecto de ley que presentarán en el Legislativo será la amnistía para el hermano del expresidente Ollanta Humala.

En tanto, el virtual parlamentario de UPP por Cusco, Adriel Gamarra, aseguró que agotarán todos los recursos para ese fin. Entre otras formas, dijo que podrían plantear un referéndum a favor de la libertad de Humala.

Además de la rabia que muestra José Chávez por este agravante, él siente pena cuando cae en la cuenta de la cantidad de votos que este partido de izquierda radical ha obtenido.

“Lamentablemente, hay muchos peruanos que desconocen la realidad de lo que sucedió en el Perú, hay mucho desconocimiento. Yo lamento eso”, señala.

Pese a todo el tiempo que ha transcurrido, Chávez asegura que ninguno de los deudos ha recibido de Antauro Humala ni un sol de los S/280 mil que les corresponden por la reparación civil que el PJ dictó a favor de cada uno de los herederos legales de las víctimas.

“Ese ser humano no tiene sentimientos (...) a ninguno de los deudos se les ha dado un centavo. Ahí está la mezquindad después de la gran estupidez que hizo en Andahuaylas”, vocifera.

Si bien Virgilio Acuña hizo un depósito de S/50 mil a favor de Humala, el dinero solo fue para la reparación civil que correspondía al Estado y no para las víctimas.

ENTIDADES INTERNACIONALES

José Chávez dijo confiar en que, entre los 130 nuevos congresistas del nuevo Parlamento, algunos trabajarán verdaderamente “por un país mejor y no por sus necesidades personales”.

Consideró que las ideas de Antauro Humala y sus aliados se basan en “palabras populistas” y no corresponden a la sociedad actual.

“Trata de llegar a cualquiera con la finalidad de conseguir sus necesidades, proyectos, ideas, que en esta época no están dentro del sentido común. Todos sus simpatizantes piensan que el cambio lo puede hacer él y es algo totalmente equivocado”, comenta.

Chávez repite constantemente y con mucha insistencia que el líder etnocacerista tiene que cumplir los años de condena que le fueron impuestos. Pero una parte de él es consciente de que Humala ha conseguido un fuerte cómplice político y UPP se proyecta a ser una de las tres primeras mayorías del nuevo Congreso.

Por eso, asegura que si, finalmente, el etnocacerista es liberado, los deudos de las cuatro víctimas se presentarán ante instancias internacionales para exigir justicia.

“Si se llegase a cristalizar ese punto, tendríamos que ir a entes internacionales porque no es justo para las familias afectadas”, advirtió.

Mientras tanto, el padre prefiere quedarse con la convicción de que su hijo, quien desde pequeño quiso ser policía, murió sirviendo al país y la democracia. “Y espero que esa democracia no llegue al extremo de aprobar una amnistía para esa persona”, finaliza.