LO ÚLTIMO

Aníbal Quiroga León: "No puede haber un telemagistrado en el Tribunal Constitucional"

“El tribunal constitucional tiene que darle un ultimátum a Eloy Espinosa-Saldaña, tiene que estar presente para deliberar y votar
(el hábeas corpus de Humala y Heredia). Si no le hace caso al TC, incurre en otra causal de vacancia, el abandono de trabajo”.

Aníbal Quiroga León. Abogado constitucionalista

Aníbal Quiroga León. Abogado constitucionalista. (USI)

Aníbal Quiroga León. Abogado constitucionalista. (Perú21)

Ricardo Monzón Kcomt
Ricardo Monzón Kcomt

El 26 de abril, el Tribunal Constitucional (TC) definirá la situación legal del ex presidente Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, quienes cumplen prisión preventiva desde el 14 de julio de 2017. El abogado constitucionalista Aníbal Quiroga explica que los escenarios son que sean liberados, se les impongan restricciones o continúen en prisión. Todo dependerá del voto del magistrado Eloy Espinosa-Saldaña , quien no ha confirmado su presencia en la votación pues se encuentra de vacaciones en España.

Antes de irse de vacaciones, Espinosa-Saldaña dejó un sobre cerrado con su voto sobre el caso de los Humala-Heredia. ¿Fue correcta la decisión del TC de no hacer valer ese voto?
Sí, porque el TC es un órgano colegiado que toma su decisión por la deliberación y el voto de todos sus integrantes de manera presencial. No puede haber un telemagistrado a la distancia que no participa en las decisiones.

El TC dijo que hay un proyecto alterno que se presentó como parte del proceso. Espinosa-Saldaña dice que sí le enviaron el proyecto por correo y que no ameritaba que cambie el sentido de su voto.
Pero es que eso no es deliberar. Un magistrado no puede dejar su voto escrito, para eso no se juramenta a la Constitución.

Este magistrado aún no confirma si vendrá o no el 26 de abril a votar.
Él ha decidido tomarse vacaciones, pasando por encima de la presidencia del tribunal y del propio tribunal. Él dice que no hay que afectar la institucionalidad, pero el principal factor de desestabilización del TC y de su baja legitimidad es la actuación que él ha tenido antes, durante y después, no solo por mentir en su hoja de vida sino porque ahora quiere que con sus vacaciones pagadas por el Estado se le convalide un doctorado y manda su voto por escrito. Eso no es ser un magistrado.

¿Debería venir?
El tribunal tiene que darle un ultimátum, tiene que estar presente para deliberar y votar. Si no le hace caso al TC, incurre en otra causal de vacancia, el abandono de trabajo.

¿El destino de los Humala-Heredia está en manos de Eloy Espinosa-Saldaña?
Claro, porque ha trascendido que hay una votación de tres a tres, sin tomar en cuenta el voto de este señor. La demora del TC es porque ha querido, dada la trascendencia que tienen las prisiones preventivas, hacer un precedente vinculante, pero para eso requiere cinco votos y eso es mucho más difícil, por eso han optado por la jurisprudencia ordinaria y para eso necesita la presencia del magistrado Espinosa.

Un caso importante como este se resolverá con el voto de quien es, quizá, el magistrado más cuestionado del TC.
Y todo ello sumado a la sospecha de ser a quien se describe como ‘Ojitos’ en las agendas. Ciertamente, llega al TC con el apoyo de los congresistas humalistas que había en su momento.

El abogado Wilfredo Pedraza consideró que es excesivo lo que está demorando el TC en definir el hábeas corpus.
La Constitución dice que debe ser un recurso rápido y eso lo repite el Pacto de San José. Siempre se le ha dado tramitación preferente al hábeas corpus. Cuando el TC demora una decisión de este tipo, resulta indolente porque no le interesa la desgracia ajena, la libertad de las personas, la efectiva vigencia de los derechos fundamentales. Más importantes son las vacaciones, terminar el doctorado, estar en guerras intestinas.

¿Cuáles son los escenarios de la decisión del TC?
Puede ordenar la libertad simple, la libertad con restricciones, como impedimento de salida del país o arresto domiciliario, o puede negar la libertad. Si da la libertad, hay dos alternativas, que el expediente regrese a juez de primera instancia y que el juez ordene la liberación, o directamente el TC, atendiendo la gravedad de los derechos fundamentales que están conculcados, oficia al Inpe para que se disponga la liberación.

¿Si se ordena la libertad, se debilita la acusación fiscal?
No, en absoluto. Esa es una posición pueril y ridícula de los fiscales. En el año 2002 se resolvió el caso Bedoya de Vivanco, el TC por mayoría dijo que no tenía por qué estar en prisión mientras duraba el juicio. Acabado el juicio, el cual afrontó en libertad, fue condenado y cumplió su condena. En ese momento, los procuradores gritaban que el sistema anticorrupción se caía. Los fiscales creen que poner a la gente en prisión preventiva ya es un triunfo y, más bien, tienen que dedicarse a armar su caso para que sea sólido.

De otro lado, los congresistas Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel afrontan una acusación constitucional en el Congreso. ¿Qué camino pueden seguir este caso?
Como son hechos que han ocurrido durante su mandato congresal, tienen el beneficio del antejuicio. Eso pasa por una acusación constitucional, que ya fue aprobada y luego tiene que ser sustentada ante la Comisión Permanente y de ahí pasa al Pleno. Si el Pleno la aprueba, pasa a la Corte Suprema, son juzgados y pierden su condición de congresistas hasta que el proceso penal termine. En el camino, pueden ser inhabilitados en el ejercicio de la función pública hasta por 10 años. Eso es lo que tendría que darse en la medida en que los hechos son graves, implican una compra de votos, que en el derecho se llama cohecho pasivo.

También se presentó una acusación constitucional contra el congresista Edwin Vergara, por sus vínculos con un narcotraficante. ¿Qué proceso seguirá la denuncia?
Es diferente porque a él le corresponde el levantamiento del fuero para ser juzgado por la justicia ordinaria porque el narcotráfico no es un delito de función. Es un procedimiento que debe ser más rápido que el antejuicio. La diferencia está en que los otros congresistas son juzgados por la Corte Suprema y Vergara sería juzgado por un juez de primera instancia.

AUTOFICHA

- “Soy profesor principal en la Facultad de Derecho de la PUCP con más de 30 años de docencia, y también en la UPC y en la Universidad de Lima. Dicto Derecho Procesal Constitucional, Teoría del Proceso y Administración de Justicia. Soy miembro de la Asociación Peruana de Derecho Constitucional”.

- “Soy miembro del Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal Constitucional, de la Asociación Internacional de Derecho Procesal, de la Comisión Consultiva de la Comisión de Constitución del Congreso y de la Comisión Revisora del CP Constitucional del Minjus”.

- “Los congresistas están en sus curules, los ministros están sentados en sus despachos, los jueces de la Corte Suprema están sentados en el estrado judicial. Ninguno de ellos se va afuera y manda su voto por Internet a través de sus asistentes. Para eso no se juramenta a la Constitución”.

LO ÚLTIMO
Ir a portada