El amor y odio entre ppkausas y fujimoristas. (USI)
El amor y odio entre ppkausas y fujimoristas. (USI)

Con una campaña apagada en los inicios de la primera vuelta, Pedro Pablo Kuczynski (PPK) necesitaba un golpe de suerte para repuntar en las preferencias del electorado. La exclusión de César Acuña y la tacha de Julio Guzmán hicieron que recupere terreno.

Ya en la segunda vuelta, desmedidas pullas y agravios fueron protagonistas en los debates previos a la elección del nuevo presidente de la República, el 5 de junio. Fuego cruzado que originó una división entre ppkausas y fujimoristas que se mantiene hasta hoy. Al final de la lid, como ya sabemos, Kuczynski se impuso por un estrecho margen.

Las elecciones parlamentarias fueron otro cantar. Ni el más entusiasta simpatizante de Fuerza Popular se imaginó la avasallante cifra de escaños que lograrían: 73 curules, siendo la única agrupación que representaría a todas las regiones del Perú.

Con el fujimorismo gobernando el Congreso y Kuczynski dirigiendo el Ejecutivo, solo había que esperar para presenciar los primeros choques de poder. Y así se dieron.

Instalado el Congreso, con una Mesa Directiva –presidida por Luz Salgado– elegida con 87 votos a favor, las primeras disputas y entredichos en el fuero parlamentario se dieron en las negociaciones por las presidencias de las comisiones. Fiscalización, Presupuesto y Constitución eran los grupos más pedidos. En la Junta de Portavoces, el fujimorismo no cedió ninguna.Dada la amplia representación de Fuerza Popular, también tendrían mayoría en todas las comisiones ordinarias, especiales o investigadoras.

Idas y venidas

Días más tarde, el 19 de agosto, tras un intenso debate que comenzó un día antes y en el que la oposición solicitó que se informen las cifras sobre la situación que recibieron cada una de las carteras, el Pleno otorgó el voto de confianza al primer gabinete ministerial presidido por Fernando Zavala con 121 votos. Solo hubo 2 votos en contra y 1 abstención, y fueron del Frente Amplio. La votación disipó el sinsabor de Peruanos por el Kambio (PpK) por la infructuosa cosecha tras el reparto de comisiones.

La concordia no duraría mucho tiempo. El martes 6 de setiembre se produciría la votación de elección del nuevo defensor del Pueblo. El abogado Walter Gutiérrez, propuesto por el fujimorismo, se impuso con 94 votos a favor. Miembros del oficialismo lo apoyaron, pero otros –como Vicente Zeballos, Gino Costa, Guido Lombardi, Roberto Vieira y Alberto de Belaunde– se abstuvieron. Aquí se empezaron a evidenciar las facciones dentro de PpK.

Tres semanas más tarde, el 29 de setiembre, tras un largo debate en varias comisiones del Congreso, el Pleno decidiría, con 117 votos a favor, otorgarle facultades delegadas al Ejecutivo en cinco materias: reactivación económica, seguridad ciudadana, lucha contra la corrupción, agua y saneamiento, y para la reorganización de Petroperú. En reactivación económica, los votos a favor sumaron 99. El plazo requerido por el gobierno fue de 120 días, pero les concedieron 90. "¡Gracias al Congreso por el trabajo y confianza!", dijo Fernando Zavala. "El Perú está por encima de cualquier interés partidario", añadió el fujimorista Daniel Salaverry. Todo era felicidad.

Casi un mes después, el 27 de octubre, se produjo la elección de los tres miembros del Banco Central de Reserva (BCR) que propone el Congreso –los otros cuatro los elige el Ejecutivo–. Resultaron electos Elmer Cuba, vocero económico de Fuerza Popular; José Chlimper, ex candidato a la vicepresidencia con Fuerza Popular; y Rafael Rey, quien postuló con el fujimorismo en el 2011. En este caso, también se reavivaron los fuegos tras las declaraciones de algunos oficialistas y del propio Kuczynski, quien indicó que le hubiese gustado otra elección.

El 9 de noviembre marcó la reaparición en público de Keiko Fujimori tras perder las elecciones. Inauguró su local partidario en la Av. Paseo Colón y dejó una frase que fue duramente criticada por el oficialismo: "Especulaban que estaba deprimida. Jamás. Eso es para los perdedores".

Desde que finalizó la campaña electoral, se especuló sobre una reunión entre Fujimori y Kuczynski, pero esta nunca se dio… hasta que el cardenal Juan Luis Cipriani la impulsó.

El reencuentro

Tras la censura del entonces ministro de Educación, Jaime Saavedra –el momento de mayor confrontación política entre Fuerza Popular y PpK–, el gobierno propuso una nueva ronda de diálogos con los partidos. ¿Cuánto les durará el buen ambiente navideño?

TAGS RELACIONADOS