Amado Enco advirtió que en otros casos, los pagos apresurados como el de Hospital de Moquegua se hacen por acuerdos previos ilícitos. (Foto: GEC)
Amado Enco advirtió que en otros casos, los pagos apresurados como el de Hospital de Moquegua se hacen por acuerdos previos ilícitos. (Foto: GEC)

El procurador anticorrupción, , calificó como “sumamente grave” lo que el informe elaborado por la Contraloría sobre el Hospital de Moquegua ha revelado, referido a presuntos adelantos de dinero irregulares a favor del contratista al final de la gestión de como gobernador regional de Moquegua en el 2014.

“Lo que la Contraloría ha revelado es sumamente grave porque ese documento (el informe) se convierte en prueba preconstituída. Antes, lo que hubo fueron denuncias presentadas ante la fiscalía de Moquegua, por la procuraduría anticorrupción. Durante esas diligencias preliminares no pudieron actuarse pruebas, no se contó con el punto de vista de la Contraloría”, señaló en declaraciones a RPP.

Según Amado Enco, este informe contiene suficientes datos que justificar la reapertura de las investigaciones a nivel del Ministerio Público, ante una supuesta entrega irregular de unos S/41 millones realizada de forma fraccionada el 31 de diciembre del 2014, cuando Martín Vizcarra era gobernador regional y Edmer Trujillo, actual ministro de Transportes y Comunicaciones, era gerente general.

“Justifica plenamente que se reabra la carpeta. El expediente se encuentra en el cuarto despacho de la fiscalía de Moquegua para que se pueda clasificar. Vamos a preparar (en la procuraduría anticorrupción) las acciones adicionales para que la investigación sea lo más completa posible”, manifestó Enco.

El procurador saludó que tanto Martín Vizcarra como Edmer Trujillo se hayan mostrado abiertos a ser investigados nuevamente por la construcción del Hospital de Moquegua, y advirtió que pese a que no ha sido incluido como uno de los responsables de estas supuestas irregularidades, el ministro de Transportes ha reconocido que tuvo injerencia administrativa.

“Por alguna razón, (Edmer Trujillo) no aparece como los implicados en la parte de las conclusiones. Hay una 14 personas involucradas menos él, pero en el desarrollo de la comisión auditora lo mencionan y él, anoche, ha asumido responsabilidad administrativa en lo que ha pasado en la ejecución del contrato para la construcción del hospital”, advirtió.

Amado Enco indicó que un funcionario público, ante un riesgo de que se cometa alguna irregularidad, debe considerar como preferible que se revierta lo avanzado. “El riesgo es que el funcionario público no quiere quedar como un mal gestor”.

En esa línea, indicó que tanto la procuraduría como la fiscalía pueden iniciar una investigación por una “sospecha simple” de que se ha cometido un delito.

“Sabemos, por otras experiencias, que este apresuramiento en pagar a fin de año, más aún al cerrar la gestión, ha sido en cumplimiento de acuerdos previos subrepticios [...] En este caso no tenemos evidencias que haya sido así, pero es un tema que habrá que investigarse”, acotó.

-Las competencias de Enco-

Amado Enco aseguró que iba a tomar las acciones para que la investigación fiscal se lleve de la mejor manera posible, y que lo hará pese a los cambios que implica en las procuradurías por la creación de la Procuraduría General del Estado.

“Todavía no hay procurador general de la República. Entonces, si hay un deber de denuncia que tenemos que cumplir, entonces seguiremos”, aseguró.