En su afán de defender la que envió a la Cancillería, donde asegura que las posibilidades de que el Perú obtenga un triunfo en la Corte de La Haya por el litigio con Chile "son mínimas", el escritor afirmó que solo está "alertando" sobre el "exceso de triunfalismo" que, según dijo, hay en nuestro país, pese a que gran parte de los meses vive en el extranjero.

El también periodista remarcó que escribió esa misiva porque siente que el Ministerio de Relaciones Exteriores tiene una "mentalidad del siglo XIX". Consideró que debemos tener "una política exterior que esté a la altura de esa economía" en crecimiento.

"He dirigido una carta pública a la Cancillería peruana, a Torre Tagle, exhortándola a cambiar de mentalidad, he dicho que a lo largo de los años ha prevalecido en esa importante institución una cierta mentalidad, una mentalidad que yo describiría del siglo XIX", indicó al noticiero 24 Horas.

Sobre los duros cuestionamientos a su posición, Vargas Llosa entendió que existe un cargamontón hacia su persona. "Más que una polémica hay una unanimidad contra mí, porque creo que el grueso de las personas que se han pronunciado no ha leído mi carta. De modo que no me sorprende", enfatizó.

Aseguró que ha hecho "un estudio y una investigación de la documentación" que se expone en el tribunal supranacional, por lo que se siente un autorizado para opinar del tema.

Sin tomar en cuenta lo manifestado por diversos juristas y diplomáticos que resaltan los sólidos argumentos expuestos por el Perú ante La Haya, Vargas Llosa reiteró que existen unas "enormes probabilidades y riesgos" de que los jueces fallen a favor de Chile, ya que la posición peruana es "vulnerable".

Por ello, consideró que el equipo jurídico peruano, encabezado por Allan Wagner, ha hecho el mejor esfuerzo por defender una posición que tiene "algunas debilidades".

"La mejor manera de mostrar mi lealtad al Perú es decirle siempre la verdad", puntualizó.